3 millones para los despidos de Limpieza

El Ayuntamiento hace una reserva de crédito para pagar el año de salarios que dejaron de percibir los 138 trabajadores que deben ser admitidos. Los sindicatos consideran impresentable que se quiera diferir ahora el sueldo de los empleados

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria mantiene 3,29 millones de euros disponibles para pagar los salarios que los 138 empleados de Limpieza dejaron de percibir este último año. Se trata de los trabajadores a los que el Tribunal Superior de Justicia de Canarias obligó a readmitir en su puesto.

De esa cantidad, casi 1,4 millones de euros son los salarios en sí; alrededor de otro millón de euros se corresponde a otras remuneraciones del personal laboral temporal; y algo menos de 800.000 euros se debe a los costes de Seguridad Social de los 139 empleados.

La concejala de Servicios Públicos, Inmaculada Medina, ha emitido una resolución en la que se recoge esta cifra. En todo caso, la edil aclaró que esta cantidad no será la que finalmente se pague en cumplimiento de la sentencia porque habrá que descontar a aquéllos que hayan estado trabajando este año, como es el caso de los 47 que entraron en una segunda bolsa de contratación. «Es solo para los que no han cobrado nada», aseguró la edil, quien dijo que de momento no se ha hecho el cálculo concreto de lo que debe pagar el Ayuntamiento.

Quejas sindicales

Respecto a la imposibilidad de renovar a los 187 cuyos contratos se extinguen entre el 7 y el 11 de enero, el representante de Co.bas, César Santana, acusó a Medina de usar este problema para negociar a la baja la Relación de Puestos de Trabajo del personal fijo de Limpieza. La propuesta para mantener a los 187 pasaba porque los sindicatos aceptaran prorratear en cuatro años la subida salarial del 21% pactada con la administración. «Se quieren aprovechar de la precariedad de trabajadores mileuristas», aseguró.

Por parte de Sepca, Carmelo Martorell también criticó la propuesta de retrasar la subida salarial. «Es impresentable que se nos responsabilice de que no se mantenga a los 187 cuando nosotros llevamos con el sueldo congelado desde 2003», añadió.

El comité dice que aún difiriendo la subida del 21% acordada (respecto de salarios de 1.080 euros con treinta años de antigüedad) no se garantizaba la subida del nivel de vida en ese periodo.

Medina explicó que la única manera de mantener los puestos de los 187 es prorratear la subida salarial acordada para que el presupuesto de Limpieza pueda manejarse dentro de los parámetros que marca la ley de estabilidad presupuestaria.

La portavoz del Partido Popular (PP) en el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Pepa Luzardo, exigió en un comunicado al alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, Augusto Hidalgo, que no aplique un expediente de regulación de empleo (ERE) a 187 trabajadores del Servicio de Limpieza, que serán despedidos si no hay novedad entre el 7 y el 11 de enero.

«No estamos como para despedir a trabajadores de limpieza cuando la ciudad está más sucia que nunca y cuando la percepción del servicio por parte de los ciudadanos va a peor», explica la líder del PP capitalino, quien califica de «desastrosa» la política de personal que está llevando a cabo el Partido Socialista (PSOE) dentro de este departamento.

«La última ocurrencia del gobierno tripartito es pasar el rodillo en forma de ERE a casi 200 trabajadores, cuando los sindicatos les han instado a negociar otras fórmulas que posibilitarían su permanencia», añade Luzardo, quien lamenta el «doble discurso» que viene manteniendo Hidalgo, «que por un lado habla de gobierno abierto y cercano y, por otro, actúa por la vía de los hechos consumados frente a la representación sindical de este colectivo».

El «desastre» de la política de personal, a juicio de Luzardo, viene representado porque «mientras se despide a 187 trabajadores de Limpieza» se prepara ya la readmisión –por despido nulo, según una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC)- de otros 138, a los que además se les reconoce el derecho al cobro de los salarios pendientes.

«En concepto de salarios de tramitación estas personas percibirán de las arcas municipales, porque tienen derecho y así un juez lo ha reconocido, casi dos millones de euros, lo que es un fiel reflejo de cómo se están haciendo las cosas en Limpieza. Se pone en marcha un ERE mientras hay que readmitir a 138 trabajadores a los que la justicia les ha reconocido un despido nulo», asevera.

«Pedimos a Hidalgo que no haya ni un solo despido más y que se siente a dialogar con los representantes de los trabajadores, y que intermedie entre Inmaculada Medina, concejal de Limpieza, y los sindicatos, que asisten atónitos a una política de hechos consumados que los tribunales se encargan de tumbar», finaliza la edil popular.

Para los sindicatos con representación en el comité de empresa de Limpieza, la solución que plantea el grupo de gobierno respecto a la readmisión de los 187 trabajadores es un «error». «Por sus fallos no podemos sacrificar la subida de salario del resto de los trabajadores del servicio», denunció el representante de Co.bas, César Santana, «que los políticos se bajen el sueldo que se subieron en unos minutos, que sean ellos los que sacrifiquen la subida salarial que aprobaron hace seis meses, ella debe pagar su error». «No ha sido un problema creado por los trabajadores sino por los políticos y ahora quieren que lo paguen los demás empleados», añadió desde Sepca Carmelo Martorell.

César Santana echa de menos un pronunciamiento del alcalde de la ciudad respecto de este problema. «Que salga y comente este error», reclamó, «que durante la campaña electoral bien que anunció la subida del 21%».

La situación en Limpieza también provocó la reacción de Ciudadanos y CC-UxGC. La concejala Lidia Cáceres (Cs) lamentó que Inmaculada Medina «pase la pelota a los trabajadores» y calificó de «vergüenza» que «se vaya a hacer un ERE». El edil David Suárez (CC-UxGC) lamentó que Medina trate de evitar la subida salarial acordada. «La concejala está generando una situación de tensión entre los sindicatos y los trabajadores por su mala gestión».