El TSJC obliga a Limpieza a admitir a los 143 despedidos en diciembre

02/08/2019

Una sentencia declara nulo el despido y condena al Ayuntamiento a contratar a los trabajadores afectados. La edila Inmaculada Medina dice que se acatará la sentencia mientras se resuelve el expediente. La semana que viene podría empezar a llamarse al personal que fue echado.

El Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) ha condenado al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria a readmitir a los 143 trabajadores despedidos por el servicio de Limpieza en diciembre del año pasado cuando culminó el proyecto de limpieza lineal de barrios. La sentencia, contra la que cabe recurso de casación, considera que la temporalidad de la contratación -con una duración de seis meses- era «aparente o formal», con lo que el Consistorio promovió «una extinción contractual masiva unilateralmente acordada por el empresario y carente de justificación». Por consiguiente, los despidos son considerados nulos.

El fallo da la razón al sindicato Comisiones de Base de Canarias (Co.bas) y ataca al sistema de contrataciones que se ha venido realizando en el Consistorio en los últimos años. «Un proyecto de refuerzo para una adecuada prestación del servicio no puede justificar la contratación en la modalidad temporal de obra o servicio», exponen los magistrados Ignacio Duce, María Jesús García y Javier Ramón Díez, «el fraude es patente pues ha quedado acreditado que las tareas realizadas por los trabajadores aquí afectados en nada difieren de las ordinarias y habituales de limpieza que se llevan a cabo por los trabajadores de plantilla del servicio de limpieza del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, y que con ello no se pretende sino suplir una alarmante carencia de personal en dicho servicio, reforzándose así de forma permanente la plantilla para alcanzarse una razonable eficiencia del mismo».

La concejala de Servicios Públicos del Consistorio capitalino, Inmaculada Medina, que hereda la situación de su antecesora en el cargo, aseguró ayer que el Ayuntamiento acatará la sentencia y comenzará a convocar a los trabajadores afectados mientras se resuelve el expediente y se decide, en base al posicionamiento de los servicios jurídicos municipales, si se recurre esta sentencia o no.

«La sentencia aclara que los despidos son nulos y, por tanto, mientras se resuelve todo, vamos a convocar a estos trabajadores para incorporarlos de modo provisional», expuso la actual responsable del servicio municipal de Limpieza. De este número habrá que descontar a los que ya están trabajando al incorporarse por la última bolsa de empleo, compuesta por 280 personas para un periodo de seis meses.

A la mayor brevedad

La organización Co.Bas, junto a los otros sindicatos que se sumaron a esta lucha (Sepca e Intersindical Canaria), emitió ayer un comunicado en el que reclama al grupo de gobierno agilidad para hacer el llamamiento de estos trabajadores. «Entendemos que un ayuntamiento se tiene que poner siempre del lado de las personas y dé la orden de llamarlos a que se incorporen a sus puestos de trabajo a la mayor brevedad posible», expone el escrito, «así que esperamos que el actual grupo de gobierno, al ser personas que han estado trabajando durante muchos contratos, los admita, con lo cual se estabilizaría la plantilla deficitaria que tenemos, hasta que se hagan oposiciones, y que no se paguen las indemnizaciones con dinero público, como en anteriores ocasiones».

En todo caso, la sentencia va a tener consecuencias económicas para las arcas públicas porque el TSJC también obliga a que el Ayuntamiento les pague «los salarios dejados de percibir» entre enero de este año y el día en que la readmisión tenga lugar.

La actual plantilla está formada por 599 plazas, de las cuales 264 son fijas, y corresponden 299 a limpieza, 267 a recogida de residuos sólidos urbanos, y 33 a servicios especiales, además de 189 trabajadores de la contrata externa, la empresa FCC.