Borrar
Foto de archivo de visitantes sobre las dunas para contemplar el atardecer pese a no estar permitido. COBER

Dos vigilantes por turno en las Dunas y en horario de mañana para 400 hectáreas

El consejero García Brink reconoce que no hay una vigilancia las 24 horas, aunque subraya el avance en los últimos años, con 8 agentes fijos

Gaumet Florido

San Bartolomé de Tirajana

Martes, 27 de febrero 2024, 01:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Hay un servicio de vigilancia en las dunas de Maspalomas, pero ni puede abarcar todo el espacio ni tampoco todas las horas. Según el Cabildo, tiene destinados a 8 agentes de Medio Ambiente, dos por turno y en horario de mañana que deben vigilar 400 hectáreas que, además, no están físicamente cercadas y que se hallan en mitad de la mayor urbanización turística de Canarias. Las tardes se cubren de forma esporádica, cuando se sabe que hay algún acto masivo que puede afectar al espacio protegido. En concreto, la agresión del fin de semana fue de tarde, el sábado.

El consejero insular de Medio Ambiente, Raúl García, explicó este lunes en declaraciones a los medios de comunicación que pese a que hay vigilancia, y que se ha hecho un esfuerzo en los últimos años por reforzarla, tampoco hay que obviar que el espacio está abierto y que «sufre una presión» que se debe ir evitando.

Instalación de sensores

«Creo que hemos ido mejorando», subrayó poco antes de anunciar que el Cabildo pondrá en marcha en breve una unidad de drones en Medio Ambiente, a la que se sumará, «de aquí a un año y con el proyecto Impulsa Maspalomas», la instalación de sensores en la reserva. «Entre los drones y la sensórica, a través del internet de las cosas y de las tecnologías de la comunicación, confío en que empezaremos a tener una mayor información».

Uno de los 8 agentes de Medio Ambiente destinados a las dunas.
Uno de los 8 agentes de Medio Ambiente destinados a las dunas. C7

Aparte, anunció una campaña de sensibilización con la población local, pero sobre todo con los turistas, en diferentes idiomas, desde la sala de recogida de equipajes en el aeropuerto hasta el hotel, para que reciban información adecuada sobre los valores de las dunas y cuál debe ser su comportamiento en ese espacio.

En este contexto, se quedó con la parte positiva del revuelo montado con el incidente del fin de semana. «A pesar de que hubo una minoría inconsciente, desde un primer momento una parte importante de la ciudadanía rechazó esta actividad y denunció que no debería tener lugar en un lugar como las dunas».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios