Rayco: el amante-coleccionista de plantas raras

Hace diez años, Rayco Machín Marrero empezó a recopilar cactus y suculentas. Este ingeniero está buscando siempre nuevos ejemplares que están a la venta en Agrayco Garden.

CATALINA GARCÍA | PUERTO DEL ROSARIO

El cactus más antiguo es una trepadora que se ha ido desprendiendo de sus hojas para formar pinchos y cuya flores huelen a millo dulce ( pereskia aculeata). El trichocereus bridgesii monstruoso es un inconfundible cactus pene. El cereus forbesii spiralis se enrosca como la espiral que le da nombre. El myrtillocactus geometrizans fukurokuryuzinboku parece una nariz. Son algunas de las 300 especies de cactus y crasas que forman la colección de Rayco Machín Marrero, graduado en Ingeniería Hortofrutícola y Jardinería, y propietario de la empresa Agrayco Garden.

El afán por las plantas de Rayco nació en el porche y el patio de su abuela Carmen Cabrera Rodríguez, en el Llano del Florido (Tuineje). «Ella siempre estaba haciendo semilleros, plantando gajos (esquejes. A partir de entonces comienzas a conocer distintas variedades, formas, colores y cuidados, hasta que te regalan algunas y ya empieza a despertarse el interés».

A la buena mano de la abuela materna se sumó la figura de su tío Epifanio Paniagua Galindo (Pani), que tenía una finca y que le convenció para que estudiara el grado de Horticultura y Jardinería en su tierra, Badajoz. «A medida que iba creciendo, me iba involucrando cada vez más con las tareas del huerto y frutales que tenía mi tío», al que finalmente hizo caso y se marchó a estudiar a la universidad.

Pero, que nadie se confunda, el apego de Rayco (Puerto del Rosario, 1984) por la Botánica siempre tendió a los cactus y crasas o suculentas, sobre todo las especies más raras. «Estas plantas requieren de muy poca agua, ya que poseen sus propias reservas tanto en hojas como tallos, lo cual hace que sus cuidados sean mínimos. Se pueden tener tanto en interior, con buena iluminación, como en exterior, evitando sobretodo la exposición solar de las horas de mediodía».

Hace diez años, empezó a coleccionarlas y, a pesar de tener más de 300 especies distintas entre cactus y plantas crasas, siempre «estoy buscando nuevos ejemplares, y cuanto más raros mejor. Me conformo con ir poco a poco buscando y, lo más importante, lograr encontrar lo que busco porque muchas veces es casi imposible, o no viable, el traer ejemplares desde otros países o continentes».

Ahora mismo a este ingeniero le gustaría ampliar su colección con especies variegadas, que destacan por su tonalidades verde-amarillo-rojo, con tephrocactus geometricus, plantas crasas como la crassula umbrella que tiene forma de paraguas, lithops (vulgarmente conocidos como plantas piedra) óptica rubra de color violeta «y así podría seguir enumerando muchas más especies que siguen en mi lista de deseos que espero poco a poco poder ir consiguiendo y poder llegar a ofrecerla a mis clientes».

Clientes en Tailandia

Su afición por los cactus y las crasas está a disposición de cualquier en su empresa Agrayco Garden. En la actualidad, sólo está disponible la venta online a través de la página web www.agraycogarden.com o en el mercado del centro comercial El Campanario, en Corralejo, los sábados y domingos, de 10.00 a 14.00 horas».

La web la va actualizando con los ejemplares que tiene disponibles a la venta, así como otro tipo de información que puede resultar útil o pasar el rato viendo las fotos de su plantitas raras, sus floraciones, entre otras cosas. También le pueden seguir en Facebook o Instagram (Agrayco Garden). Los envíos de sus tesoros raros los hace a toda Europa e incluso tiene clientes en Thailandia.