Borrar
Última hora Gobierno y PP cierran la renovación del CGPJ
José Antonio Newport (i) a su llegada al Juzgado de Fuerteventura. Acfipress

Newport se acoge a su derecho a no declarar por tres presuntos delitos societarios relacionados con el Dreamland

Juzgados ·

El empresario entró en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 acompañado de tres letrados, entre ellos Rosa María Díaz Bertrana | Permaneció menos de una hora ante el magistrado | Tras el empresario, pasaron por el Juzgado los representantes de las dos empresas querellantes: Sebastián Alvarez y Carlos Alvero

Catalina García

Puerto del Rosario

Martes, 28 de mayo 2024, 10:15

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Sin corbata, con gafas de sol y sin hacer declaraciones, entró este martes José Antonio Newport a declarar ante el titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 de Puerto del Rosario por tres presuntos delitos societarios relacionados con el proyecto del Dreamland en Telde, en Gran Canaria. Ante el magistrado Ignacio Valledor, el empresario permaneció menos de una hora y no respondió a las preguntas, optando por acogerse al derecho a no declarar.

Antes que en Telde, Dreamland Studios planteó la creación del mismo proyecto de platós audiovisuales y un centro de formación a escasos metros del Parque Natural de las Dunas de Corralejo, en el municipio de La Oliva, provocando una ruptura del grupo de gobierno del Cabildo de Fuerteventura, que quedó en manos de dos personas: un presidente y un consejero. El rechazo ecologista y social no se hizo esperar desde el momento en que se develó el proyecto de estudios cinematográficos, quedando más que patente en el pleno insular que dio el interés insular al Dreamland.

Newport fue el primero en entrar al Juzgado pocos minutos después de las 9.00 de la mañana y lo hizo acompañado por tres letrados, entre ellos la abogada Rosa María Díaz Bertrana. Después de dar los buenos días a los medios de comunicación, aclaró que no iba a hacer ninguna declaración y se puso a la cola del control de seguridad del Palacio de Justicia.

Newport, antes de entrar al Juzgado capitalino. Javier Melián / Acfi Press

Aunque estaban citados sobre las 11.00 horas, Sebastián Alvarez y Carlos Alvero, los querellantes de las dos empresas socias del Dreamland Studios que imputan a Newport los supuestos delitos de administración desleal, apropiación indebida y delitos societarios, llegaron al Juzgado cerca ya del mediodía. Alvarez y Alvero son representantes de Volcano International Productions y Venture Alquimia Capital respectivamente.

El último que estaba previsto que declarara ante el magistrado esta mañana de martes en Puerto del Rosario fue el representante legal del grupo Lopesan que, bajo el nombre de Key Travel SAU, vendió por unos cinco millones de euros los terrenos del antiguo campo de golf de Telde para levantar el Dreamland.

Carlos Alvero, representante de Venture Alquimia, y Sebastián Alvarez, de Volcano International Productions, ambos socios de Newport en Dreamland Studios, con sus abogados, se dirigen al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 de Puerto del Rosario. Javier Melián / Acfi Press

Las dos empresas querellantes, esto es Volcano International Productions y Venture Alquimia, son socias de Newport y la mercantil Newport Media & Films en Dreamland Studios SA. En la querella se señala que José Antonio Newport, en su condición de administrador único de Dreamland Studios, «ha dispuesto groseramente de activos societarios desde el mes de marzo de 2023, aprovechándose de las facultades que le fueron encomendadas como administrador», tal y como publicó CANARIAS7.

El perjuicio económico para los querellantes se cifra «al menos diez millones de euros».

En ese ejercicio abusivo y delictivo de sus facultades», prosigue la querella, «ha llevado a la empresa Dreamland Studios SA, y a sus socios minoritarios, a una situación extrema, asumiendo compromisos millonarios sin haber informado debidamente a los querellantes con el único ánimo de beneficiarse a sí mismo y a terceros».

En esa línea, acusan a José Antonio Newport de trasvasar el proyecto original y el fondo de comercio de Dreamland Studios SA «a la compañía de nueva constitución», dejando a los querellantes con un «porcentaje descaradamente diluido y sin ninguna capacidad de decisión ni control en esta nueva mercantil».

Asimismo, advierten al juzgado de que el empresario querellado ha formalizado contratos con terceros, comprometiendo así a Dreamland Studios, con un desembolso de «más de cinco millones, sin que los querellantes hayan tenido capacidad ni de valorar ni de decidir sobre este compromiso en la correspondiente Junta General de Accionista».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios