Imagen de archivo de Pedro Sánchez.

El CNI alertó a Moncloa de presiones de Rabat con las aguas canarias por el giro en el Sáhara

La entrada de Gali en España cambió las relaciones entre los dos países

Ingrid Ortiz Viera
INGRID ORTIZ VIERA Las Palmas de Gran Canaria

La estrategia expansiva marroquí parece tomar forma entre las conclusiones de un informe que el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) trasladó al Gobierno de España el pasado 18 de mayo.

El documento «reservado» al que ha tenido acceso El País analiza en cuatro páginas el estado de las relaciones con Rabatun mes después de la acogida en un hospital de Logroño de Brahim Gali, líder del Frente Polisario y presidente de la República Árabe Saharaui Democrática, infectado de covid.

La decisión de Pedro Sánchez supuso un punto de inflexión que rompió las relaciones bilaterales y acentuó la inmigración irregular, lo que desembocó en la entrada de más de 4.000 personas a Ceuta ante la pasividad de las autoridades marroquíes.

Pero el CNI también apunta a otras medidas de presión, entre las que no descarta incidentes orientados a reabrir «el debate sobre las zonas de solape entre las aguas saharauis y las Islas Canarias» o «actuaciones para hacerse con el control del espacio aéreo saharaui, actualmente bajo titularidad española».

Estos episodios se enmarca dentro del «discurso agresivo» con el que Rabat pretendía que Madrid cambiara de posición en la cuestión del Sáhara Occidental, ya que ha sido junto con Berlín uno de los principales obstáculos para ejercer su soberanía.

Sobre las aguas, el parlamento marroquí ya había aprobado unilateralmente en enero dos leyes que ampliaban a 200 millas náuticas la Zona Económica Exclusiva (ZEE) invadiendo la mediana del Sáhara Occidental, pero no existe ningún acuerdo que establezca el mar de cada país. La negociación para delimitar ese espacio en una de las reuniones previstas tras recuperar las relaciones diplomáticas sigue pendiente y bajo la lupa del archipiélago.

Oposición

Si bien el Estado ha confirmado que Canarias estará presente para garantizar sus intereses, varias organizaciones políticas han manifestado su creciente preocupación por el avance del reino alauita, y ponen como ejemplo las prospecciones en Tarfaya.

El propio vicepresidente del Ejecutivo regional y líder de NC, Román Rodríguez, ha alertado de que el carácter expansionista de Marruecos no se limitará al Sáhara, sino que le seguirán Ceuta y Melilla, la ZEE y Canarias.

Al Grupo Popular, por su parte, le preocupa que el nuevo marco de relaciones afecte negativamente a los acuerdos con Argelia para el suministro de gas. El país mantiene una brecha abierta con Rabat y ha advertido a Moncloa que romperá el contrato si deriva a otro destino la materia prima.

Una amenaza que viene tras conocerse que el Gobierno marroquí se prepara para reabrir el gasoducto Magreb Europa (GME) para importar desde la península gas licuado regasificado.

En este contexto, en el documento dado a conocer por el diario nacional el CNI concluye que no prevé que Rabat aparque las consecuencias que prometió a España por acoger a Gali. De hecho, cree que mantenga su escalada de tensión «sin que con ello persiga ya objetivos concretos más allá de atender las indicaciones del monarca» Mohamed VI, figura a la que el organismo atribuye un gran peso en la estrategia.

Captura de un vídeo que muestra la visita del presidente argelino, Abdelmayid Tebune (i), al líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, en un hospital militar de Argel.

Sánchez dará explicaciones

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez volverá a comparecer mañana en el Congreso de los Diputados sobre este asunto a petición del PP y en el marco del caso Pegasus.

El espionaje a los teléfonos móviles del dirigente del Gobierno, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, la responsable de Defensa, Margarita Robles, y de extitular de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya se conoció poco después de la crisis de Ceuta, por lo que los populares han cuestionado si detrás del ciberataque podría estar Rabat. Un asunto que no ha sido confirmado hasta la fecha pese a la Audiencia Nacional investiga desde hace un mes.

Previsiblemente, Sánchez defenderá el acuerdo apoyándose en la reapertura de las fronteras de Ceuta y Melilla y el descenso de la inmigración.