Plásticos en el agua en India. / EPA

La ONU declara en Lisboa la «emergencia oceánica»: «Es hora de actuar»

Más de 150 países se reúnen en Portugal para tratar de proteger los ecosistemas marinos de la degradación y el cambio climático

José A. González
JOSÉ A. GONZÁLEZ Madrid

«No hemos valorado suficientemente nuestros océanos», advertía esta semana Antonio Guterres, secretario general de las Naciones Unidas (ONU). «Estamos ante una emergencia oceánica». Palabras contundentes en una de las cumbres marcadas en rojo en la agenda climática y que se solapa con la celebrada por la OTAN en Madrid.

«Es una cumbre importantísima», responde desde la ciudad portuguesa Begoña Casas, profesora de Economía y Empresa de la Universidad Europea. «Muchos de los ponentes y asistentes hablan de pasar ya a la acción», advierte. Porque, la inacción tiene un coste: «Si no hacemos nada, en 2050, habrá más plástico que peces en el mar», comenta.

Los datos e investigaciones revelan que cada año se vierten de media a los océanos ocho millones de toneladas de plástico. Una advertencia que el propio Guterres lanzó en la apertura de esta cumbre por los océanos: «El Pacífico cuenta ya con una masa de plástico que tiene una superficie mayor que Francia».

«Si no hacemos nada, en 2050, habrá más plástico que peces en el mar»

Begoña Casas

profesora de Economía y Empresa de la Universidad Europea

«Este tipo de contaminación es la más conocida», comenta Casas, «pero hay más», añade. Otra de ellas es por químicos, «mucha gente no lo sabe, pero hay muchas aguas no depuradas que llevan a los mares y océanos medicamentos».

La polución marina es uno de los grandes problemas a los que se enfrenta el 70% de la superficie del planeta y que elevó la temperatura de mares y océanos. «Necesitamos concienciar de lo que está ocurriendo», detalla Casas.

Los pasados doce meses volvieron a batir un récord de temperaturas en mares y océanos, donde el Mediterráneo vuelve a ser el más afectado. Los efectos del cambio climático en estos ecosistemas son numerosos, desde el aumento del nivel del mar hasta la muerte de corales.

Además, los océanos son el disipador de calor más grande del planeta. Absorben el 90% de los gases de efecto invernadero y también son un sumidero de carbono muy eficiente. «Si el océano no está sano, no hay planeta sano», repite Casas.

«Es trascendental lo que está pasando»

Cinco días de trabajos, conferencias, reuniones bilaterales para «concienciar de la importancia que tiene en nuestra vida el océano». Una unión vital para la salud y también económica, ya que «da empleo directo a 40 millones de personas, casi el total de la población española», recuerda Casa. Además, añade, «una séptima parte de la población mundial depende de los océanos».

El impacto del cambio climático en los océanos «ya no puede describirse en historias individuales y aisladas sobre la decoloración de los arrecifes de coral», señala Naciones Unidas. «Si las tendencias actuales continúan, es posible que más de la mitad de las especies marinas del mundo estén extinguidas de aquí a 2100», añaden varias investigaciones.

«Esperamos que los compromisos que se hagan aquí no queden en el olvido cuando volvamos a casa»

Charlina Vitcheva

directora general de Pesca y Asuntos Marítimos de la Comisión Europea

Amenaza que se suma a la actividad directa humana sobre los ecosistemas marinos. «Sí, la contaminación es un gran problema, pero hay otros como la sobrepesca o la pesca ilegal», expone Casas.

La cumbre de Lisboa ha arrancado el compromiso de los casi 150 países presentes en la cumbre de la prohibición de subsidios a este tipo de prácticas. «Necesitamos una economía azul sostenible», advierte la profesora de Economía y Empresa de la Universidad Europea.

Bienes que podrían alcanzar los tres billones de dólares en 2030, según la OCDE. «Hay una gran economía esperándonos», señalaba John Kerry, representante de Estados Unidos en la capital portuguesa.

«Esperamos que los compromisos que se hagan aquí no queden en el olvido cuando volvamos a casa», advertía la directora general de Pesca y Asuntos Marítimos de la Comisión Europea, Charlina Vitcheva, en su intervención.