Borrar
Imponente glaciar se adentro en Lago Argentino, en la Patagonia. Óscar Alonso
Los glaciares desaparecerán de gran parte del planeta en 2100

Los glaciares desaparecerán de gran parte del planeta en 2100

ODS 15 | vida de ecosistemas terrestres ·

Aún cumpliendo con el Acuerdo de París, la mitad de estas grandes masas heladas se fundirán a finales de siglo

Jueves, 5 de enero 2023, 19:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

«Peor que 2003: los glaciares suizos se están derritiendo más que nunca». Esta es la alerta contundente de la Academia de Ciencias de Suiza que lanzó a finales del año pasado. Según los datos oficiales, el país centroeuropeo perdió un 6% del volumen de hielo de sus altas cumbres pirenaicas. Un mal que no es aislado, sino, más bien, pandémico.

Estas grandes masas heladas se están fundiendo «a un ritmo nunca visto antes», alerta la propia Academia de Ciencias suiza y que la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia (AAAS por sus siglas en inglés) ha puesto fecha: 2100. «Las actuales proyecciones de temperatura para final de siglo provocaría un deshielo generalizado en latitudes medias», revela la investigación publicada este jueves.

Las tasas de derretimiento de los glaciares no han dejado de aumentar en las últimas décadas. Sólo en Suiza, según los datos helvéticos, la masa helada en el país ha caído un 35% desde 2001. «En el mejor de los casos, y eso significa cumplir con los Acuerdos de París, la mitad de los glaciares del planeta se perderán en 2100», señala el texto de la AAAS. «Y la mitad de estos lo harán mucho antes».

Sin embargo, la previsión de los 1,5ºC de temperatura media global pactada en la COP21 en la capital gala «no se va a cumplir si se sigue esta senda», advierten los científicos liderados por David Rounce, profesor de la Universidad Carnegie Mellon en Estados Unidos. «Las recientes promesas climáticas de la COP26 proyectan que la temperatura media aumente hasta los 2,7°C durante el próximo siglo», comentan los investigadores de la AAAS. «Esto provocará la desglaciación completa de Europa Central, Canadá Occidental, Estados Unidos y Nueva Zelanda», apostillan. Aunque «se prevén pérdidas mayores con escenarios más altos».

Aumento del nivel del mar

El calentamiento del planeta está derritiendo poco a poco los históricos glaciares de las altas montañas y también resquebraja sus, cada vez más, finas superficies. Una debilidad que se ha manifestado en meses recientes con el desprendimiento de bloques de hielo que, incluso, han generado fallecidos como ocurrió el pasado verano en Los Dolomitas en los Alpes italianos.

Esta desaparición, además, pone en riesgo el recurso hídrico de miles de millones de personas: «aproximadamente 1.900 millones», asegura la investigación del AAAS. «Las pérdidas proyectadas alterarán la disponibilidad de la escorrentía anual y estacional», destacan.

Un impacto que no solo se verá reflejado en las personas que habitan cerca de estos glaciares, sino que al discurrir por las laderas de las montañas o en las costas antárticas elevará el nivel del mar.

A nivel mundial se prevé que los glaciares pierdan entre el 26%, bajo un escenario del 1,5ºC de temperatura media, y el 41%, si se alcanzan los 4ºC, de su masa para 2011 en relación con 2015. Esta pérdida implicaría, aseguran los científicos norteamericanos, un aumento del nivel medio del mar entre 90 y 99 milímetros en el mejor de los casos, alcanzando los 1,25 o 1,45 metros a finales de siglo en las proyecciones más extremas.

Agua, en su mayoría dulce, que llegará a mares y océanos, sobre todo, procedente de Alaska: «Es el mayor contribuyente al aumento global entre 2015 y 2100», informa la AAAS. «Alcanzará su máximo de aportación entre 2030 y 2060 con 0,33 mm y 0,44 mm de aumento», añaden. Groenlandia, la Antártida y subantártica, norte de Canadá ártico y el sur son los siguientes en la lista de contribuciones.

Aunque, la mayoría de estas desapariciones implica el deshielo de glaciares de menos de un kilómetro cuadrado de superficie «tiene un gran impacto en la hidrología local, turismo y valores culturales», señala Rounce en el texto de la investigación. «Es urgente establecer compromisos climáticos más ambiciosos para preservar los glaciares».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios