Borrar
Pantanal en Brasil.
Por qué el metano se disparó el año del confinamiento sin apenas contaminación

Por qué el metano se disparó el año del confinamiento sin apenas contaminación

ODS 13 | lucha contra el cambio climático ·

Un estudio publicado en Nature halla un nuevo factor de retroalimentación del calentamiento global que radica en las emisiones de los humedales y el incremento de la temperatura

Miércoles, 14 de diciembre 2022

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Cuando se habla de calentamiento global, el foco está puesto en las emisiones de CO2 a la atmósfera como principal desencadenante de este fenómeno. Pero existe otro gas de efecto invernadero, el metano, que sin tener tanto protagonismo, también tiene un peso específico a tener en cuenta en la lucha contra al cambio climático.

Ahora, un equipo de científicos ha descubierto que sus emisiones no solo son de origen antropogénico (provocadas por la actividad humana), sino que existen otros factores en la naturaleza que está alentando el crecimiento de las emisiones de este otro gas, que no habían sido demostrados con rotundidad hasta ahora y que demuestran lo complejo que es este fenómeno.

La importancia de observar el comportamiento del metano, que cada vez atrae más interés de las autoridades científicas y gubernamentales, se debe a que tiene la capacidad de retener la energía solar en la atmósfera, con lo que contribuye al calentamiento. Tanto, que tal y como indica el científico español Fernando Valladares en un análisis de este GEI, «se estima que por sí solo es el responsable de al menos la tercera parte del calentamiento climático actual».

Sorpresa en el balance de gases de la atmósfera

Las última mediciones han revelado que durante el confinamiento obligado por la pandemia de covid, la concentración de este gas en la atmósfera experimentó un «aumento vertiginoso» durante 2020, a pesar de que la contaminación provocada por la actividad del hombre disminuyó radicalmente en el año 2020, tal y como revela la revista Nature en un artículo publicado hoy.

Es más, el propio descenso de contaminación fue el responsable de que el metano se viese incrementado, porque la atmósfera ya no se comportó como sumidero ('acumulador') de este gas. Además, en el balance también influyó las emisiones de metano de los humedales del planeta, que fueron más intensas debido al incremento de las temperaturas durante el citado año.

«La reducción de la quema de combustibles fósiles durante la pandemia y las menores emisiones de incendios también provocaron que se liberaran menos monóxido de carbono y óxidos de nitrógeno a la atmósfera durante la primera mitad de 2020. Y tanto el carbono como el nitróxido de oxígeno afectan la concentración atmosférica del radical hidroxilo (OH), que es el principal sumidero del metano«, recoge el citado trabajo.

Un nuevo parámetro para luchar contra el cambio climático

Sobre los humedales, el calentamiento global provoca un efecto en espiral que hace que ambos factores se retroalimenten. A más calentamiento, más temperaturas; a mayores temperaturas y más lluvias en el caso de 2020, más emisiones de metano por los humedales del planeta; a más emisiones de metano, más potenciador del calentamiento atmosférico.

Pep Canadell, director ejecutivo del Global Carbon Project e investigador jefe del Centro de Ciencias del Clima CSIRO en Canberra (Australia), en declaraciones recogidas por SMC España, ha calificado esta circunstancia como un «posible nuevo mecanismo de retroalimentación del calentamiento global» del que pocos estudios habían demostrado anteriormente su importancia, señalando el aumento de las emisiones de las zonas pantanosas de los trópicos y de las zonas boreales frías, incluyendo aquellas con permafrost (suelos helados). «Lo que no necesitamos ahora es el descubrimiento de nuevos mecanismos de retroalimentación del planeta que podrían acelerar el calentamiento global», valora.

Los autores del estudio sugieren además que la retroalimentación entre el clima y el metano de los humedales es poco conocida, por lo que las conclusiones alcanzadas en este estudio debería proporcionar un punto de referencia para futuros modelos que incluyan el metano en relación con el clima. Junto a esto, piden que se tengan en cuenta los datos obtenidos para ajustar los objetivos de emisiones de metano con el fin de poder cumplir con los Acuerdos de París, de frenar el incremento global de la temperatura por debajo de los 2º.

 

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios