Contaminación en la ciudad de Madrid. / Juan Carlos Hidalgo

2021 fue el año con mejor calidad del aire en España desde los 90

Los datos preliminares de Madrid y Barcelona en este ejercicio borran los mínimos históricos alcanzados durante la pandemia

José A. González
JOSÉ A. GONZÁLEZ Madrid

Por segundo año consecutivo, la calidad del aire en España ha mejorado y se sitúa en mínimos de hace tres décadas. Las restricciones a la movilidad, estuvieron vigentes hasta el 9 de mayo de 2021, por la Covid-19 provocaron que el dióxido de nitrógeno (NO2), el ozono troposférico (O3) y el dióxido de azufre en el territorio español cayeran drásticamente. Sin embargo, «el resultado global no ha sido una menor población y territorio afectados», advierte Miguel Ángel Ceballos, coordinador del informe la calidad del aire en el Estado español durante 2021' realizado por Ecologistas en Acción.

La lucha contra la expansión de la Covid-19 durante el pasado ejercicio «provocó que el uso de combustibles fósiles se redujera un 9%», señala Ceballos. No obstante, «estamos ya borrando las buenas prácticas de los dos últimos ejercicios», advierte el coordinador del informe. El fin de las restricciones y la vuelta a la normalidad han vuelto a encender todas las alarmas. «Ya sabemos que Madrid va a incumplir con los datos de calidad de aire y Barcelona también», destaca Ceballos. La receta es clara: «La única forma seria de limitar la contaminación es reducir el tráfico y eso ha quedado patente con la pandemia», apostilla Juan Bárcena, coordinador de calidad del aire de Ecologistas en Acción.

«Ya sabemos que Madrid y Barcelona incumplirán con los límites de calidad del aire en 2022»

Miguel Ángel Ceballos

coordinador del informe 'La calidad del aire en el Estado español durante 2021'

Durante los últimos doce meses, según el informe de la oenegé ecologista, el transporte por carretera fue «el principal agente contaminante», concluye el estudio. De hecho, en ciudades sin actividad industrial, las emisiones provocadas por este tipo de movilidad suponen casi la mitad de la contaminación del aire.

A pesar de ello, el pesimismo cunde entre los autores de la investigación. «Creo que hemos adoptado buenas prácticas como el teletrabajo y, quizá, el comercio de proximidad», explica Ceballos. Pero, «hasta la fecha son pocas las ciudades que cuentan con protocolos de actuación frente a las puntas de contaminación bajo situaciones meteorológicas adversas», denuncian en el informe.

La calidad del aire afecta a todos

A pesar de la caída de los indicadores a mínimos históricos, «toda la población española respiró aire contaminado por encima de los niveles recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), revela la investigación de Ecologistas en Acción. «Esto es debido a unos límites más estrictos que han actualizado 16 años después», explica Bárcena.

Un endurecimiento que «llega tras escuchar a la comunidad científica», apunta el coordinador de calidad del aire de Ecologistas, pero que la «normativa española permite multiplicar por cuatro», denuncia Ceballos.

Así, por ejemplo, con los límites europeos y españoles, sólo uno de cada diez habitantes en España respiraron un aire fuera de los estándares legales. Sin embargo, si se toman los baremos de la OMS «toda la población respiró en 2021 un aire con niveles de contaminación superiores a los recomendados», explica el texto de la investigación.

«La única forma seria de reducir la contaminación es reducir el tráfico y eso ha quedado patente con la pandemia»

Juan Bárcena

coordinador de calidad del aire de Ecologistas en Acción

Esta exposición no solo afecta a la población española, sino que también tiene impacto en las tierras y los cultivos nacionales. Bajo los umbrales de la OMS, casi el 80% de la superficie española está «expuesta a niveles de contaminación que dañan la vegetación», revelan. No obstante, aseguran, «es la cifra más baja en la última década».

Retrasos en el cumplimiento

El espejismo de los mejores datos en 30 años se difumina con el pasar de las semanas de 2022, «los Planes de Mejora de la Calidad del Aire para reducir la contaminación no existen o apenas tienen efectividad», destacan los autores. «Es tan sencillo como una reorganización del transporte, apostar por el transporte público y una movilidad activa», añade Bárcena. «No tiene sentido querer ampliar aeropuertos, mejor potenciar el tren», revela.

Esta es una de las reclamaciones de la oenegé, pero «vamos tarde», denuncia Carmen Duce, coordinadora de transporte de Ecologistas en Acción. «Muchas ciudades no tienen delimitadas sus zonas básicas de emisiones y son para 2023», denuncia.

Desde el pasado mes de mayo, la nueva Ley de Cambio Climático establece que las ciudades con más de 50.000 habitantes, un total de 149 en todo el territorio nacional, tendrán que tener zonas «para mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero y mejorar la calidad del aire», detalla la normativa. «No me parece de recibo que conociendo la ley pidan que se retrase un año esta obligatoriedad», critica Ceballos. «Mucha gente muere de forma prematura por la contaminación del aire.

En concreto, más de 30.000 personas fallecen en España por afecciones relacionadas por este tema, según la Agencia Europea del Medioambiente (AEMA). Según el Instituto de Salud Carlos III, 10.000 de ellas mueren en episodios de alta contaminación.

Coste humano al que se puede sumar el económico. Según el Banco Mundial, los costes derivados de la contaminación atmosférica alcanzan el 3,5% del PIB de España y «sin contar el daño provocado en los cultivos», asegura la oenegé.