Borrar

«Tenemos claro que fue él»

A las puertas del centro penitenciario del Salto del Negro, Miriam y Loli Quesada Artiles, dos de las hijas del matrimonio de Guanarteme desaparecido el 6 de marzo de 2012 esperaban la salida del principal acusado, Rogelio S.T., de 56 años, de la cárcel tras quedar en libertad provisional.

Jueves, 1 de enero 1970

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

«Nos gustaría verle salir de prisión para luego verle volver a entrar, es lo que más nos gustaría. Había que contemplar la posibilidad de que saliese libre y estar preparados para esto», afirmó Miriam, la hija menor de la pareja.

Agarradas por la cintura, y acompañada por más familiares del matrimonio, las hijas atendieron a los medios de comunicación que esperaban a la salida del aún investigado como presunto autor del asesinato de Antonio Quesada y Ana María Artiles. Una espera que se prolongó durante varias horas entre rumores de que Rogelio ya había abandonado la prisión horas antes y sin ser captado por las cámaras.

Por otra puerta

«Por la puerta principal no ha salido porque no lo hemos visto. Si ha salido por otro sitio o en un coche ya eso sería un trato de favor y no lo entiendo. Porque en la Península salen todos por el mismo sitio, de ser así no entiendo porqué se le da ese trato», afirma indignada Loly Quesada.

«Tenemos claro que fue él»

Sea como fuera, las hijas no pudieron mirar a los ojos al presunto autor de la desaparición y muerte violenta de sus padres. Pese al pequeño revés en el caso ellas lo tienen claro. «Por supuesto que seguimos teniendo claro que es él. No tenemos ninguna duda», subrayan al unísono.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios