«siempre preguntaba por el caso»

30/01/2018

La familia de Antonio Quesada y Ana María Artiles esperan con cautela la decisión que tome este martes el juez una vez vuelva a pasar ante él Rogelio S.T, de 56 años y vecino de Telde, y presunto autor de la muerte violenta del matrimonio de Guanarteme. «No le odio, pero no le perdonaré nunca» afirma la hija menor.

Cada vez que una de las hijas de Antonio Quesada y Ana María Artiles o algún familiar cercano a la pareja, como su nieta, se acercaban a la sucursal donde trabajaba hasta marzo del 2013 este les preguntaba por el devenir de la investigación y por si habían tenido alguna novedad del caso. «Se preocupaba por cómo iba todo y solía preguntar por mis abuelos y si había alguna novedad del caso», afirma la joven. Su madre, Loli afirmó ayer a Antena 3 Canarias que «jamás habían pensado que era él» el sospechoso de la desaparición y muerte violenta de su padres. Lo definen con un hombre afable, educado y que siempre se mostraba atento.

De hecho, la pareja de septuagenarios no eran los únicos que tenían cuenta en el banco del que era apoderado desde 1998 hasta marzo de 2013 cuando se acabó esa relación laboral. «Todos tenemos cuentas ahí, no solo mis abuelos», añade Idaira.

La hija menor del matrimonio, que vivía y trabajaba en Barcelona, era la única que no conocía al acusado en persona. «Ya sabemos quién es pero sigo sin conocerlo. No le odio porque no va en mi persona odiar a nadie pero si que no le perdono ni le perdonaré. Que la vida y la Justicia hagan con él lo que toque. Creo que debe estar pagando ya porque los actos malos siempre se terminan pagando», afirma Miriam Quesada. Esperan que se haga justicia y que se terminen por aclarar las incógnitas que aún siguen sin resolverse sobre el caso. De momento, y tras la decisión de prorrogar su detención, la familia mantiene cautela sobre el devenir del caso.