El ‘Cheshire’ sigue a la deriva ya en aguas internacionales

El buque Cheshire, cuya carga de nitrato de amonio sigue en combustión en dos de sus bodegas, navega desde ayer por aguas internacionales a más de 100 millas al sur de Gran Canaria, según confirmaron fuentes de la empresa consignataria y de Salvamento Marítimo. Desde ayer los expertos contratados por el armador evalúan cómo actuar.

Sobre las 15.00 horas de ayer los expertos de la empresa Resolve Marine, contratados por la empresa británica Bibby Line Limited, propietaria del carguero MV Cheshire, llegaban a la zona donde sigue el carguero navegando a la deriva. «Aún no sabemos nada, estamos a la espera de que los expertos evalúen la situación para tomar una decisión», afirmó ayer la portavoz en España de la empresa.

De hecho, los expertos llegaron al buque, de 56.597 toneladas de peso muerto, media hora más tarde de lo inicialmente previsto al encontrarse aún más lejos de lo calculado. De hecho, el Cheshire navegaba ayer por aguas internacionales a más de 100 millas náuticas del sur de Gran Canaria, alejando aún más el hipotético riesgo para la población isleña.

Parte de los 40.000 kilos de fertilizante de nitrato de amonio, en estos momentos de gran inestabilidad debido a las altas temperaturas, siguen en plena combustión -no ardiendo- en el interior de la bodega número 4 del buque, por lo que persiste la emanación de una intensa columna de humo anaranjado.

Seguimiento. La Capitanía Marítima de Las Palmas de Gran Canaria está realizando a su vez el seguimiento de las operaciones en el buque Cheshire a la espera de la evaluación de los técnicos de la compañía Resolve Marine. Desde Salvamento Marítimo confirmaron ayer, al igual que la empresa, que el Cheshire se encuentra a la deriva en aguas internacionales, alejándose de la costa del archipiélago.

El remolcador Red Sea Fos, también contratado por el armador del buque, fue el encargado ayer de trasladar a los siete técnicos de Resolve Marine, que evaluarán la situación, e informarán puntualmente a la Capitanía Marítima.

Además, en la zona se mantiene desde el martes el buque de Salvamento Marítimo Punta Salinas, realizando labores de vigilancia y preparado para actuar en caso de que fuera necesario, aunque la responsabilidad del dispositivo y de las actuaciones a desarrollar con la carga y el carguero de bandera británica corre a cargo de la empresa.

El subdelegado del Gobierno en Las Palmas, Luis Molina, aseguró ayer, en declaraciones recogidas la agencia Europa Press, que el buque no se acercará a puerto «en ningún caso». Además, indicó que «no existe riesgo» de contaminación.