Sin riesgo para la población

El carguero MV Cheshire, a la deriva, sigue alejándose de Gran Canaria en dirección sur, según confirmaron fuentes de la empresa propietaria. El viento y el buen estado de la mar alejan el humo de la costa y «no entraña ningún peligro para la población». Los expertos ya evalúan qué hacer con el barco y su cargamento.

Carlos Santana Beltrán
CARLOS SANTANA BELTRÁN

La portavoz en España de la empresa Bibby Line Limited, propietaria del carguero MV Cheshire, con 40.000 kilos de fertilizante que se encuentra a la deriva al sur de Gran Canaria alejándose lentamente de la costa, descartó ayer que entrañe riesgo para la población, pese a la toxicidad del humo que emana tras combustionar parte de la carga cuya base es nitrato de amonio. «El humo no llegará porque el barco se está alejando cada vez más de la costa. No hay viento hacia tierra y no hay riesgo», afirmó la portavoz de la empresa propietaria del barco.

A las 02.00 horas de esta madrugada estaba prevista la llegada de los expertos de la empresa holandesa Resolve Marine hasta la zona donde se halla el Cheshire, y que ayer permaneció bajo la vigilancia de la embarcación Punta Salinas de Salvamento Marítimo, para evaluar la situación de cara a comenzar las labores de enfriamiento de la carga e intentarán salvarla en la medida de lo posible.

Tanto la portavoz de la propietaria del barco de carga Cheshire como fuentes de Salvamento Marítimo desmintieron ayer que el barco se hubiese hundido, tal y como afirmó el presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, en unas declaraciones recogidas por la agencia Efe. «La situación permanece sin cambios», afirmaron fuentes de la entidad dependiente del Ministerio de Fomento. Mientras la portavoz de la empresa propietaria sentenció que «el barco sigue a flote al 100%».