Caso Yéremi

Cuatro pederastas detenidos

24/01/2018

En la edición de ayer se ofrecieron los detalles de cómo fueron las primeras pesquisas de la Guardia Civil tras la desaparición de Yéremi Vargas el 10 de marzo de 2007, pero con el paso del tiempo, la atención de los investigadores se centró en rastrear a todas las personas con antecedentes por delitos sexuales y las pistas que dejaron muchos presuntos testigos, entre ellos, Antonio Ojeda, el Rubio.

ETIQUETAS:

Después de que los agentes de la Policía Judicial cotejaran la posible vinculación con la desaparición del menor de su entorno familiar, escolar y extraescolar, los residentes y personas vinculadas con el barrio, los trabajadores de la zona, los registros telefónicos, robos de vehículos, multas de tráfico y hasta a los usuarios de las instalaciones deportivas, los agentes centraron su atención en los individuos con antecedentes penales y en las confesiones que aportaron muchos presuntos testigos de los hechos.

Fue en ese punto de la denominada Operación Yéremi cuando apareció por primera vez el nombre de Antonio Ojeda Bordón, conocido por el Rubio, quien el 3 de septiembre de 2007 y de manera voluntaria acudió al cuartel de la Guardia Civil de Vecindario para contar que había visto como raptaban al niño y se lo llevaban en un Seat Toledo blanco aportando incluso su matrícula. Tras ser cotejada, descubrieron que era un coche perteneciente a una institución oficial que jamás había estado en el lugar de los hechos. Por ese motivo, se ignoró su testimonio hasta años después que se determinaría su posible vinculación con la desaparición de Yéremi.

Mientras, la Guardia Civil analizó los datos de los individuos de la isla con antecedentes graves, los que se encontraban de permiso penitenciario, los extranjeros y las pistas que ofrecían anónimos y otros que, con nombre y apellidos, contaron historias muchas de ellas poco creíbles. Estas pesquisas facilitaron la detención de delincuentes sexuales y de otros que quisieron aprovecharse de la debilidad anímica de la familia.

Delitos graves. Investigaron a los que tenían antecedentes.

En esta fase de la Operación Yéremi, los agentes de la Policía Judicial encargados de la misma investigaron en el ámbito provincial a todas las personas que contaban con antecedentes penales relacionados con delitos graves como pueden ser homicidios, asesinatos, agresiones sexuales, secuestros o detenciones ilegales a menores de edad. El alto número de reincidencia entre los autores de este tipo de delitos motivó que se incidiera en esta nueva línea de investigación.

De permiso. Interrogaron a 15 individuos en tercer grado.

Todas aquellas personas que estaban encarcelados y que el 10 de marzo de 2007 disfrutaban de un permiso penitenciario fueron investigadas por los agentes de la Guardia Civil. En concreto, se analizaron los movimientos de un total de 15 individuos en Gran Canaria que se encontraban cumpliendo condena por delitos contra la libertad sexual y que disfrutaban del tercer grado penitenciario, pero todas esas indagaciones no tuvieron un resultado positivo.

Con antecedentes. 532 condenados por delitos sexuales en Las Palmas.

Rastrearon a todos los sujetos que estaban vinculados de alguna manera o que lo hubiesen estado con la provincia de Las Palmas y que tuviesen antecedentes por delitos sexuales. Se estudiaron a 197 personas relacionadas con la jurisdicción de la Guardia Civil y a 335 del Cuerpo Nacional de Policía –en Las Palmas de Gran Canaria, Telde y San Bartolomé de Tirajana–, que arroja un total de 532 individuos en un rango de edad entre los 15 y 65 años, con resultado negativo.

Extranjeros. 67 agresores sexuales en Gran Canaria.

La Operación Yéremi investigó a todas las personas de nacionalidad extranjera con antecedentes sexuales que estaban en Gran Canaria el 10 de marzo de 2007. Se rastrearon los movimientos de 67 personas extranjeras que se encontraban en esas fechas en la isla y tenían antecedentes. Se procedió también a dar difusión a través de Interpol a todos los países del mundo de la desaparición de Yéremi Vargas por si esta alerta internacional ayudaba a encontrarle en otro país.