Por un delito de falsedad en documento oficial

Querella del fiscal contra el exalcalde de Firgas

17/04/2018

La Fiscalía Provincial de Las Palmas ha presentado una querella contra el exalcalde de Firgas Manuel Báez (CC) por un presento delito de falsedad en documento oficial tras presentarse por su hijo a unas oposiciones, pero ha archivado las diligencias contra el secretario del tribunal calificador, Enrique Wood Guerra.

La Fiscalía Provincial de Las Palmas se personará en la causa después de haber llevado a cabo las diligencias informativas de investigación y apreciar lo ya expuesto para agregar que los hechos que motivan la querella se centran en que el 2 de enero de 2018, Antonio Doreste Armas –presidente del tribunal calificador y del TSJC– y Enrique Wood Guerra presentaron una denuncia en la que se deducía que Manuel Báez se había presentado el 16 de diciembre de 2017 a unas oposiciones haciéndose pasar por su hijo Manuel Báez Nieves.

El Ministerio Público afirma que el propio exalcalde había reconocido haber suplantado a su hijo en el examen, y que era «plenamente consciente de sus actos». Por ello, en lugar de haber acudido su hijo a la prueba celebrada en la Escuela Superior de Arquitectura de la ULPGC, fue él a realizar el examen. Manuel Báez mostró el DNI de su hijo y realizó el examen firmando como «Himar» en todas las hojas, así como en el sobre oficial en el que cada uno de los aspirantes debían introducir las hojas de examen al concluirlo, relata el Ministerio Público.

Por estos hechos, el fiscal interesa que se tome declaración del exalcalde en calidad de investigado y que se recabe su historial penal, por si tuviese antecedentes aplicables al caso.

Exonerado.

Por otra parte, el 20 de marzo de 2018 se recibió declaración judicial en calidad de investigado como posible autor de un delito de prevaricación en comisión por omisión (por permitir la realización del examen al investigado) a Enrique Wood Guerra. Sin embargo, la Fiscalía ha archivado las diligencias del investigado al «no existir material indiciario suficiente que permita ejercitar un pronóstico de imputación en el delito de prevaricación administrativa en comisión por omisión».

De seis meses a tres años de prisión

La querella presentada por la Fiscalía Provincial de Las Palmas considera que existen indicios suficientes como para elevar una acusación contra el exalcalde de Firgas, Manuel Báez, por haber cometido un delito de falsedad en documento oficial que, según el Código Penal puede ser castigado con las penas de prisión de seis meses a tres años y multa de seis a doce meses.

Manuel Báez será, por consiguiente, juzgado tras haber comprobado la Fiscalía la operativa desarrollada para suplantar la identidad de su hijo y concurrir a la realización del examen para la convocatoria de 61 plazas del Cuerpo Superior de Administradores, Generales de la Comunidad Autónoma de Canarias, bajo su identidad confeccionando el examen en formato oficial y las hojas del ejercicio.

En su declaración ante el Ministerio Fiscal, Báez reconoció haber comparecido al examen diciendo ser Himar Manuel Báez Nieves y que se presentó, al ser llamado por el personal colaborador del tribunal en lugar de su hijo. También afirmó en esta comparecencia que nadie se percató de que la foto del DNI que presentó no se correspondía con él. Dijo que nadie le había dijo nada y que presentó el carnet de su hijo «a dos señoritas y a un señor que estaban ahí» y que «no conocía con anterioridad a ninguno de los tres». Además, admitió haber firmado el mismo con el nombre de Himar.

Cadena de dimisiones

Tras estallar el escándalo de la suplantación de Manuel Báez en el examen de oposiciones al haberse hecho pasar por su propio hijo, se han producido una sucesión de dimisiones. La primera de ellas fue la del propio Báez, quien abandonó el cargo forzado por su propio partido Coalición Canaria. También dejó su cargo el secretario del tribunal calificador de las oposiciones Enrique Wood, quien dimitió por entender que debía asumir la responsabilidad «del error involuntario» que permitió que se identificara de manera equivocada a una persona en dichas pruebas, según dijo el propio protagonista. Wood ha sido exonerado de culpa por parte de la Fiscalía.