Tribunales

La fiscal acusa a Ruyman Rodríguez de atentar contra un guardia civil

12/12/2019

La Fiscalía Provincial de Las Palmas ha elevado un escrito de acusación contra Ruyman Rodríguez, un destacado miembro de la Federación Anarquista de Gran Canaria, por haber presuntamente atentado contra un agente de la Guardia Civil en abril de 2015 en Guía.

Según el Ministerio Público, Rodríguez le propinó una patada cuando éste procedió a identificarle en la calle ya que había sido denunciado previamente por un supuesto caso de coacciones. Además, la fiscal interesa que se archive la denuncia que presentó el propio Ruyman Rodríguez contra dichos agentes alegando que le habían dado una presunta paliza en la comisaría. «Su relato está plagado de fluctuaciones y contradicciones», afirma el Ministerio Fiscal al respecto.

Los presuntos hechos ocurrieron el 29 de abril de 2015. Días atrás, el juzgado había dictado un oficio para que se procediera a identificar por parte de la Guardia Civil a Ruyman Rodríguez a raíz de una denuncia por coacciones –que luego retiró– que presentó un okupa que vivía en la llamada Comunidad la Esperanza, un proyecto de ocupación desarrollado en el municipio de Santa María de Guía. Por ese motivo, una pareja de la Benemérita acudió al lugar y vio que Ruyman Rodríguez estaba en una parada de guaguas sentado vestido con ropa de sanitario. Procedieron a identificarlo pero, en primera instancia, dijo que él no era Ruyman y tampoco llevaba su documentación encima, sino una de otra persona.

Hechos.

Por ese motivo, los agentes lo trasladaron al cuartel de la Guardia Civil de Guía para poder identificarlo y, cuando se encontraba dentro de dichas dependencias y sobre las 17.00 horas, el fiscal afirma que «con total desprecio al principio de autoridad y con ánimo de menoscabar su integridad física, propinó una patada en el muslo derecho» a uno de los agentes «y se abalanzó sobre él, momento en que fue reducido por los demás guardias allí presentes», sostiene la Fiscalía. El agente, como consecuencia de la agresión, sufrió una lesión por fricción sobre el muslo derecho que precisó de asistencia facultativa y dos días de curación. Por este motivo, el Ministerio Público acusa a Ruyman Rodríguez de un delito de atentado y otro leve de lesiones y pide una pena de un año de cárcel, 720 euros de multa y que indemnice al agente con 70 euros.

Por otra parte, Ruyman Rodríguez denunció en su momento también a los agentes alegando que le habían propinado una paliza, pero el Ministerio Fiscal interesa que se sobresean estas actuaciones al no considerar creíble y verosímil la versión del acusado, en contra de lo que sostiene la defensa del acusado. Este caso está pendiente de señalamiento.

Un testimonio con «fluctuaciones y contradicciones».

Ruyman Rodríguez denunció sobre los mismos hechos que los agentes de la Guardia Civil que lo identificaron, lo llevaron a la comisaría y allí le dieron una paliza. A este respecto, la Fiscalía pide que se archive esta denuncia ya que estima que «su relato está plagado de fluctuaciones y contradicciones».

Esta parte sostiene que la denuncia de Ruyman «se ha ido variando a lo largo de toda la instrucción», diciendo en primer lugar que los agentes «le habían estrangulado, dado bofetadas, golpes con codos y rodillas», mientras que en su declaración en el juicio rápido manifestó que «le dieron una bofetada». Posteriormente, en su declaración prestada tras la transformación a diligencias previas por el recurso presentado por los agentes, Ruyman añadió «que le dio un bofetada, que le agarró del cuello y que le dieron codazos y rodillazos mientras estuvo esposado».

A su vez, el acusado manifestó a un medio de comunicación en una información titulada «La Guardia Civil me torturó», que uno de los agentes le dio «una bofetada, luego me esposaron y empezaron a darme rodillazos, codazos, golpes por todo el cuerpo. Esto no les pareció bastante envolvieron las porras en toallas y me dieron una paliza». La fiscal observa una «clara indecisión del denunciante» y «contradicciones y fluctuaciones en sus declaraciones». Añade que un informe clínico presentado decía «que le duele la espalda, presenta cicatriz en mano izquierda por intervención hace un mes, escoriaciones en el antebrazo derecho en región dorsal y ventral que parece evolucionadas y presenta otra en cara dorsal de la muñeca derecha reciente de un centímetro de longitud (la zona de las esposas) y dolor en la cintura», lesiones que considera esta parte «totalmente incompatibles» con lo denunciado por Rodríguez ya que manifestó haber recibido «una gran paliza por parte de los agentes, presentando solo la erosión en una muñeca reciente».

Su relato está «plagado de fluctuaciones y contradicciones, sin informe médico compatible con el mecanismo lesivo denunciado, unido a que no ha sido corroborado por ninguno de los tres testigos presenciales que han depuesto durante la instrucción», sostiene la Fiscalía.