50 menores con medidas realizaron el Camino de Santiago grancanario

Lección de vida de 49 kilómetros

29/05/2018

Los 50 menores con medidas judiciales y en situación de desamparo realizaron el Camino de Santiago grancanario que une Gáldar con Tunte en dos duras pero enriquecedoras jornadas

Ellos han sido los únicos protagonistas de esta bonita historia, los 50 menores sujetos a medidas judiciales y en situación de desamparo que han cubierto con éxito pero no sin dificultad los 49 kilómetros del Camino de Santiago grancanario». De esta manera definió el Camino de los Valores uno de sus organizadores al llegar hasta Santiago de Tunte. Una expedición de menores que, acompañados por adultos, sumaron las 120 personas que unieron Santiago de Gáldar con la ermita de la capital de San Bartolomé de Tirajana.

«Fue durísimo, sobre todo la primera etapa en la que pasamos de estar a nivel del mar a subir hasta los más de 1.500 de la Cruz de Tejeda», reconoció uno de los participantes en la iniciativa que persigue el objetivo de que los menores se empapen de valores como el compañerismo, el esfuerzo, marcarse una meta y que tengan que luchar por ella. Así, de esta manera, se alejarán de las conductas delictivas que les han llevado a encontrarse bajo la lupa judicial y el amparo de las instituciones públicas.

Hubo de todo en este Camino de los Valores. Desde una madre asmática que acompañó a su hijo y luchó extenuada para llegar casi descalza a Tunte, o los jóvenes que creían que iba a ser un paseo y se las vieron y desearon para cumplir con esta medida judicial impulsada por la magistrada titular del Juzgado de Menores nº 1 de Las Palmas de Gran Canaria, Reyes Martel.

El clima fue muy fresco, sobre todo en la primera jornada donde llegó a alcanzar de día los cinco grados en la Cruz de Tejeda: «Acabamos casi congelados», decía uno de los participantes con la sonrisa en la boca pero feliz y orgulloso por haber finalizado el trayecto en Tirajana.

Los menores lo pasaron canutas en muchos tramos de los 49 kilómetros que unen Gáldar con Tunte, pero acabaron bailando como locos cuando finalizaron la aventura. Allí, fueron ayer recibidos por el alcalde de San Bartolomé, Marco Aurelio Pérez y Ana Mendoza, teniente alcalde de Gáldar. Ella fue la encargada de entregar el bordón a Pérez, que ahora tiene que llevarlo a Galicia para devolverlo en el Camino Inglés que harán el próximo fin de semana.

«Esto no fue un paseo»

La magistrada Reyes Martel se mostró «feliz» por cumplir con este camino. Incluso, tuvo que «reprender en el buen sentido de la palabra» a algunos menores «que pensaban que esto era un paseo y querían abandonar».