Urgencias se desborda en 24 horas

    Cargando reproductor ...
14/02/2018

Urgencias del Hospital Insular atendió a 302 pacientes en 24 horas, superando su máximo histórico asistencial. El servicio se desbordó y amaneció ayer martes, día festivo, con 45 de sus 57 camillas ocupadas con enfermos pendientes de hospitalización y otras 7 con distocias social. «No es gripe ni picos ni Carnaval, sino una nefasta gestión», defiende el personal.

ETIQUETAS:

Desbordados. Abarrotados de pacientes. Sin capacidad de maniobra por falta de espacio ni camas. Caos. Una situación lamentable que mañana (por hoy), será aún peor». Estas palabras provienen de los propios profesionales que trabajaron en las dos guardias de 12 horas, desde las 08.00 horas del lunes y las 08.00 horas de ayer martes, 24 horas de trabajo a «destajo» para poder atender a los 302 enfermos que acudieron al servicio de Urgencias del Hospital Insular, una cifra que superó su máximo histórico de pacientes. Según fuentes del servicio, «a las 15.00 horas de la tarde del lunes se sumaban ya cerca de 200 los pacientes atendidos y aunque por la tarde aflojó la llegada de enfermos, se alcanzaron los 302 por el remanente que era imposible, un disparate». La media que habitualmente atiende este área no supera los 250-270 pacientes al día.

El servicio se vio desbordado hasta tal punto que 45 de las 57 camillas estaban ocupadas por pacientes pendientes de ingreso en planta, otras cinco por enfermos que esperaban por su traslado a centros sociosanitarios y siete más con problemas de distocia social que permanecen hace días a que se le resuelva su situación. Este es el balance de pacientes que el gerente del Complejo Hospitalario Universitario Materno Insular de Canarias trataba de solucionar a pie del servicio.

El personal llama la atención a la administración para que «resuelva esta situación de una vez por todas» y que reconozca que no se trata «ni de gripe, ni de picos asistenciales, ni de los Carnavales sino de una nefasta gestión». «Tanto la gripe como los Carnavales son programables y esto demuestra que no tienen plan alguno. Es incierto que sea un pico puntual y saben que es demostrable y que se repite continuamente», criticaron.

«Lo peor de todo es que el área de transición ha permanecido cerrada porque no había personal a causa de los días festivos que debe el hospital», agrega. En este sentido, el personal exige mejores condiciones para «atender con calidad a los usuarios y evitar este hacinamiento en pasillos o en cualquier espacio que quede libre en el servicio».

Visitas de familiares con algunas restricciones

Ante la saturación que se vivía ayer en el servicio de Urgencias del Hospital Insular de Canarias, sus responsables decidieron cancelar las visitas de los familiares a los pacientes ingresados. Mediante un altavoz se comunicó a las personas que permanecían en la sala de espera que «solo podrían pasar visitas de los pacientes que ingresaron el lunes». Asimismo, se explicó que por «el elevado número de pacientes en el servicio y por orden médica se restringían las visitas», y se informó que debido a la saturación que se «soportaba, los médicos no podían informar sobre el estado de sus familiares». (Imagen de la izquierda).