«Urgencias se ha convertido en una planta de ingreso»

18/02/2015
ETIQUETAS:

El personal de Urgencias «trabaja y mucho» para atender a diario a los pacientes que acuden al servicio. «Nos da igual que sean 150 o 260, pero lo que no podemos es trabajar con falta de espacio y de material», cuenta. «Día a día camillas y sillas se apelotonan; somos una planta de ingreso más», critican.

La prioridad es el paciente que llega a Urgencias; no el que ya está dentro, atendido. Los enfermos van llegando y ocupando los boxes y cuando éstos ya están duplicados, cualquier espacio que queda libre es aceptable. Y  da igual que sea en pasillos, puerta de emergencia, accesos a otros servicios e incluso en la entrada al servicio. El personal busca huecos e intenta gestionar un espacio, ya de por sí limitado, para colocar camillas y sillas. No podemos aparcar a los pacientes en la calle». Esta es la imagen que persigue casi a diario al personal de los servicios de  Urgencias de los hospitales canarios, una visión que, en especial, se «hace aterradora todos los lunes tras un fin de semana sin subir pacientes a planta», asegura. «Urgencias se ha convertido en una planta más de ingreso y lo peor, es que ya se ha convertido en algo habitual», sentencia el equipo de urgencias.

Los profesionales de este particular servicio tienen claro que trabajan en un servicio «muy dinámico, con una gran carga de trabajo». «Nosotros aquí trabajamos y mucho. No nos asusta  atender a 160 o a 230 pacientes, pero no queremos hacerlo en estas condiciones. Tardamos mucho es hacer nuestro trabajo, tenemos que mover camillas y sillas para alcanzar el material y al paciente», matizan. El propio personal conoce dónde falla el engranaje de la atención sanitaria: «el sistema de atención es sencillo: el paciente llega a triaje, se le clasifica y entra. Si llega a las 08.00 horas tendrá que esperar algo más de una hora a que los médicos finalicen la sesión clínica. Al colapso que hay dentro de pacientes en espera de cama en planta, se van sumando los que esperan ser diagnosticados Ya empezamos el día con retraso y con colas de enfermos». 

  El circuito sanitario se colapsa porque «nadie organiza las altas en planta para poder subir pacientes de urgencias y en el servicio tampoco, aplican fórmulas, que las hay, para agilizar la atención», sentencian.