Sanidad alerta sobre los «productos milagro» que se venden en internet

20/03/2019

Seguridad alimentaria explica que el consumo de complementos nutricionales adulterados con medicamentos, como la supuesta ‘viagra’ natural, conlleva «serios peligros» para la salud.

Hay complementos alimenticios naturales que contribuyen a incrementar, por ejemplo, el desarrollo muscular, adelgazar o mejorar el rendimiento sexual. Sin embargo, en algunos casos esos productos son utilizados como vehículos para encubrir la distribución de distintas sustancias farmacológicamente activas como esteroides, anabolizates o viagras y cuyo consumo puede tener «consecuencias muy graves para la salud», señalan las técnicas de Seguridad alimentaria de Salud pública del Servicio Canario de Salud.

La presencia de medicamentos en este tipo de productos es totalmente «ilegal» y debido a este detalle suelen ser complementos que «se venden a través de internet acompañados de una publicidad llamativa que promete milagros, soluciones rápidas, eficaces y baratas» a un problema de salud, explican. Esto es lo que ha ocurrido con el grupo de personas que vendía de manera ilegal medicamentos como productos nutricionales a través de internet y que bajo las marcas Enerfort, Acfort o Bioacvit ofrecía falsas «viagras naturales adulteradas con tadalafilo y sildenafilo», dos compuestos químicos que se utilizan para tratar la disfunción eréctil. «Se trata de productos que en apariencia son complementos alimenticios pero que en realidad son medicamentos ilegales», concretan.

«Comprarlos por internet es realmente sencillo, tienen un bajo precio y en su envase se presenta como complemento alimenticio a base de plantas pero que enmascara medicamentos», agregan. Lo que se debe «tener claro» es que los complementos alimenticios son productos diseñados para complementar la dieta y se deben consumir siempre bajo prescripción y control médico, y que «no son medicamentos porque no están destinados a tratar, prevenir o curar enfermedades», explican las profesionales, para añadir que estos productos sí están dentro del ámbito sanitario por lo que están controlados por la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan ) del Ministerio de Sanidad. Además, los medicamentos, por sus especiales características, tienen que «ser evaluados y autorizados antes de su comercialización para garantizar el derecho de los ciudadanos a la protección de la salud», sentenciaron ambas profesionales.