Cruz defiende su gestión y niega que el diálogo con los sindicatos esté roto

29/10/2019

La Consejera de Sanidad reitera en el Parlamento que el calendario que cerró con el anterior equipo era «estimativo». Apela a mantener la negociación porque «la prioridad es no perder la OPE de 2016».

La consejera de Sanidad, Teresa Cruz Oval, defendió ayer en el pleno del Parlamento su labor y la del director general de Recursos Humanos de la Consejería, Francisco Artiles, para sacar adelante la oferta de empleo público (OPE) acumulada 2016, 2017 y 2018 y negó que el diálogo con los sindicatos mayoritarios esté roto. «No hay diálogo roto, hay desencuentros, los normales cuando el Gobierno intenta negociar una OPE de esta magnitud», dijo la consejera en respuesta al diputado de CC José Alberto Díaz-Estébanez y añadió: «El diálogo es fluido».

Entiende Cruz Oval esa fluidez en el diálogo porque se ha convocado a la mesa sectorial «tantas veces en tres meses como el anterior equipo [el del José Manuel Baltar] en seis meses», porque lo cierto es que los sindicados mayoritarios CC OO, UGT y Cemsatse se levantaron de la mesa en la última reunión, rehusaron reunirse con ella porque no la consideran una interlocutora válida –pidieron la intervención del presidente, Ángel Víctor Torres– y amenazaron con ir a la huelga.

La consejera, que respondió a tres preguntas sobre la convocatoria de las oposiciones, una de su partido, el PSOE, y las otras del PP y CC, aseguró que «la prioridad» de su departamento es «no perder la OPE de 2016», que tiene que convocarse antes del 12 de diciembre, y, en paralelo, trabajar en las de 2017 y 2018 que en total suman, recordó, 107 procesos selectivos para estabilizar a 7.178 profesionales.

Para ello, dijo, dialogará «hasta la extenuación» porque lo que tiene la Consejería entre manos «no es una OPE normal, sino una macroope» que se ha acumulado por la «falta de actividad del anterior Gobierno», espetó.

El diputado del PP Miguel Ángel Ponce acusó a la consejera de haber roto «en tres meses» los puentes que se habían tendido con los sindicatos hasta el punto de que la están amenazando con una huelga, le dijo. Como médico, aseguró que conoce bien el sector sanitario y le trasladó que los trabajadores están «tremendamente preocupados».

Ponce le preguntaba a Cruz por los criterios la llevaron a retrasar la OPE, a lo que esta le respondió que «no utiliza ningún criterio para retrasar nada relativo a la macroope» y aprovechó para recordarle que en la mesa sectorial hay seis sindicatos y su opinión, aclaró, «no es idéntica». «Cuando no hay diálogo –dijo– es cuando no se hace nada, por eso se perdieron 312 plazas [de la OPE de 2015] en 2018, porque no interesaba generar conflicto con las organizaciones sindicales».

Cruz reiteró que las actas de las mesas que reunió el equipo de Baltar «dicen claramente que el calendario [con las fechas de los exámenes] era estimativo» y que cuando llegó a la Consejería tomó una decisión ante la situación que se encontró fue la de «actuar».

A su juicio, solo había «dos maneras» de enfrentarse la «macroope» que estaba pendiente: «Mintiendo o actuando; o no haciéndolo», añadió.