Detalle de la fachada del hospital Materno Infantil de Gran Canaria. / COBER

Sanidad asegura a Pequeño Valiente que vigilará con celo la licitación del Materno

Blas Trujillo anunció que un equipo específico hará el seguimiento de la obra que se sacará a concurso de nuevo este mes tras un error en la licitación

Carmen Delia Aranda
CARMEN DELIA ARANDA Las Palmas de Gran Canaria

La Consejería de Sanidad creará un equipo específico que se encargará de realizar el seguimiento de la tramitación y ejecución de la ampliación y remodelación del hospital Materno Infantil de Gran Canaria, según anunció ayer el titular del departamento, Blas Trujillo, al presidente de la Fundación Pequeño Valiente de Niños con Cáncer, José Jerez, al que explicó la situación en la que se encuentra el proyecto.

Con la creación de este equipo, se pretende evitar que el procedimiento administrativo previo a la construcción de la obra vuelva a sufrir un retraso, como el ocurrido el 3 de agosto, cuando la Consejería desistió del concurso de adjudicación de la obra al detectarse un error en el pliego de condiciones.

Además, Trujillo subrayó que esta medida se ha adoptado debido a que la construcción de la torre infantil es de «suma importancia para el conjunto de los ciudadanos y, en particular, para los de la provincia de Las Palmas».

En la reunión, el consejero explicó a Jerez que la mejor opción para acelerar la construcción de esta infraestructura sanitaria que aliviaría la falta de espacio y el grave deterioro que presenta el área de hospitalización de pediatría y de neonatos es « reiniciar el proceso de licitación para evitar la inseguridad jurídica».

En este sentido, Trujillo descartó la posibilidad de declarar la emergencia de la obra del hospital, el único de Canarias con cuatro pacientes por habitación. «Nos dijo que licitarla por la por vía urgencia podría causar más problemas por la posibilidad de ser impugnada nuevamente», explicó José Jerez al que le comunicaron que la obra, presupuestada por 43 millones de euros, prevé sacarse a concurso durante este mes y adjudicarse en diciembre.

El proyecto de la torre infantil, cuya adjudicación estaba inicialmente prevista para el primer semestre de este año, tendrá un plazo de ejecución de 36 meses, por lo que no estará construida, al menos, hasta 2026.

En la reunión mantenida ayer, el representante de las familias de niños con cáncer de Canarias formuló sus demandas, como la ampliación de la edad pediátrica hasta los 18 años y el cumplimiento de la Carta Europea de los Niños Hospitalizados, y expresó su desconcierto por no haber sido informado de la paralización del concurso de un proyecto en el que Pequeño Valiente ha estado muy implicado. «El consejero nos dijo que entendía nuestro malestar y que tenía que haber informado antes», señaló Jerez acerca de la falta de transparencia del Gobierno de Canarias respecto a los trámites para ampliar la infraestructura sanitaria más antigua y obsoleta del archipiélago, que data de hace 40 años.

Según Jerez, Trujillo dijo que su departamento se esforzará para que la torre infantil se haga «lo antes posible».

En todo caso, el representante de Pequeño Valiente afirmó desde la fundación se seguirán realizando acciones para presionar a los responsables sanitarios canarios «hasta que la torre infantil sea una realidad».

Mientras eso ocurre, los nuevos grancanarios que lleguen al mundo tendrán que hacerlo en unas instalaciones decadentes y deterioradas, con cunas de hace 30 años y en habitaciones pequeñas compartidas con otras mujeres recién dadas a luz.

También los niños y niñas enfermos atendidos en el hospital Materno Insular seguirán siendo ingresados en unas instalaciones decrépitas, con cuatro pacientes por habitación, con poco espacio para a sus acompañantes, en unas dependencias ideadas para pequeños de un máximo de siete años cuando, actualmente, acogen a adolescentes de hasta 15 años.