Imagen de la fachada del hospital Materno Insular tomada el pasado mes de mayo. / JUAN CARLOS ALONSO

Frustración entre sanitarios y pacientes por el concurso fallido del Materno Infantil

Sanidad sacará de nuevo a concurso la obra de ampliación del hospital en septiembre

Carmen Delia Aranda
CARMEN DELIA ARANDA Las Palmas de Gran Canaria

Los trabajadores y pacientes del hospital Materno Infantil de Gran Canaria recibieron con «sorpresa y frustración» la noticia del nuevo retraso de la ampliación del centro sanitario por el desistimiento del concurso de las obras debido a un error en los pliegos de la convocatoria realizada por la Consejería de Sanidad.

En un comunicado divulgado ayer, profesionales del área de Pediatría afirmaron que son «muchos años ya» los que llevan «ansiando la puesta en marcha y finalización» de la obra de la torre infantil.

«¿Y ahora qué? ¿Debemos seguir esperando pacientemente por ella? ¿Cuántos años? ¿Y mientras? ¿Seguir viendo cómo el hospital se cae a pedazos con nuestros pacientes dentro?», señalan en el escrito en el que advierten de que tanto la sociedad canaria como los profesionales involucrados «merecen respuestas a estas preguntas ya».

Por su lado, el presidente de la Asociación Niños Con Cáncer Pequeño Valiente, José Jerez, dice que basta mirar la fachada del Materno Infantil para percatarse del deterioro alarmante que sufre. «Es muy triste que se haya cometido un fallo que retrase la obra», indicó Jerez que, si bien aclaró que fue una empresa licitante la que denunció el error en el pliego del concurso, « alguien tiene la culpa del defecto».

«Llevamos años esperando por esta obra. Antes había 17 millones, ahora 43. Si esto no empieza al final quienes salen perjudicados son los niños. No estamos hablando de una rotonda sino de un hospital», señaló Jerez que tiene en la memoria el reciente ingreso de su hija en el centro, en una pequeña habitación con cuatro camas. «Los políticos deberían darse una vuelta por el área de infecciosos o de hospitalización», apuntó Jerez que exculpó a los trabajadores del penoso deterioro que presenta el hospital. «Son maravillosos y necesitan trabajar en condiciones adecuadas», explica.

Uno de estos trabajadores, el hematólogo pediátrico José Carlos Lodos, también expresó ayer su incomprensión ante la «desidia y dejadez» que sufre un centro que no reúne las «condiciones hospitalarias lógicas y elementales acordes con el siglo en el que vivimos», subrayó Lodos.

«El desistimiento del concurso es una noticia desalentadora. Llevo años luchando, desde 2016, para que se realice la Torre Infantil y se renueve el Materno Infantil», indicó el médico quien trasladó en octubre de 2021 su lucha al Parlamento canario donde compareció para informar de la penosa situación del hospital.

«Me presenté allí para lavarle la cara a los políticos. Llevamos seis años esperando por la famosa torre infantil. No entiendo tanta despreocupación por una cosa tan prioritaria como la salud de los niños», señaló ayer el especialista que no descartó la posibilidad de convocar movilizaciones. «El materno se nos está cayendo a cachos y seguiré luchando por los niños», dijo Lodos.

Mientras tanto, ningún interlocutor de la Consejería de Sanidad ha querido explicar a CANARIAS7 las nuevas previsiones para esta obra, cuya terminación estaba prevista para 2025, si bien fuentes del departamento informaron de que el proyecto de reforma y ampliación se sacará de nuevo a concurso en septiembre.

Reacciones de la oposición

El portavoz del Partido Popular en materia sanitaria del Parlamento de Canarias, Miguel Ángel Ponce, manifestó ayer su absoluta sorpresa ante el hecho de que la Consejería de Sanidad no informara del desistimiento del concurso para adjudicar una obra tan esencial como la de la reforma y ampliación de hospital Materno Insular. «Es la infraestructura más antigua y deteriorada de Canarias», indicó Ponce que recordó que hace un año reclamó en el Parlamento la agilización de la obra.

Por su lado, el diputado José Alberto Díaz-Estébanez, de Coalición Canaria, atribuyó la demora a l a incapacidad de gestión de una Consejería de Sanidad más ocupada «en defenderse de los chanchullos de los que se les acusa» que de agilizar un proyecto vital.

El concurso para contratar la dirección de la obra también fue anulado en marzo por un defecto

El concurso para adjudicar las obras de reforma y ampliación del hospital Materno Infantil no es el único relacionado con este proyecto que ha tenido que paralizarse por un defecto en el pliego de condiciones.

El 31 de marzo, una resolución del Tribunal Administrativo de Contratos Públicos de la Comunidad Autónoma obligó a anular el procedimiento para la contratación del servicio de las direcciones facultativas para la ejecución de esta obra, estimando un recurso interpuesto por el Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de Canarias Oriental.

El procedimiento, que tenía por objeto la contratación de cuatro lotes correspondientes a la dirección de obra de arquitectura, de ingeniería, de ejecución y de coordinación de seguridad y salud por un montante de 919.974 euros, indicaba como requisito para uno de sus lotes tener el título de «ingeniero industrial o grado equivalente». Sin embargo, desde el Colegio Oficial de Ingenieros Industriales argumentaron que «no existe ningún título de grado equivalente o que dé acceso a la profesión de Ingeniero Industrial, habida cuenta de que los únicos títulos habilitantes para la misma son los de Ingeniero Industrial y Máster en Ingeniería Industrial».

En virtud de este error en el pliego de condiciones, el Tribunal Administrativo de Contratos Públicos de la Comunidad Autónoma obligó a retrotraer el concurso a la fase previa de la aprobación del mismo.

El proyecto de la Torre Infantil prevé la construcción de 8.000 metros cuadrados de superficie asistencial, distribuidos en nueve plantas y durante un plazo de 36 meses. El futuro edificio está pensado para acoger las unidades de neonatología, atención integral de oncología y hematología, plantas de hospitalización de lactantes, pediatría y quirúrgica, la unidad de hospitalización breve infanto-juvenil, de rehabilitación y la unidad de mama, entre otras.