Blas Trujillo, consejero de Sanidad, y Conrado Domínguez, director del Servicio Canario de Salud. / Arcadio Suárez

Un fallo de Sanidad retrasa aún más la ampliación del hospital Materno Infantil

Desiste de la licitación de la torre pediátrica al confirmar una irregularidad de la que alertó una de las empresas licitantes

CANARIAS7 las palmas de gran canaria.

Nuevo retraso en las obras de mejora del hospital Universitario Materno Infantil de la capital grancanaria: el consejero de Sanidad, Blas Trujillo, firmó este mes la orden por la que acuerda el desistimiento del procedimiento de contratación para las obras de ampliación y reforma del citado centro, un proyecto con presupuesto de 43 millones de euros para la construcción de una torre pediátrica.

El parón en la licitación se produce cuando se entraba en la fase de adjudicación. Según la orden firmada por Blas Trujillo, el pasado 21 de junio se reunieron vía telemática los integrantes de la mesa de contratación para conocer un informe elaborado por el jefe del Servicio de Infraestructuras, Francisco Bueno Cabrera.

Allí informa al resto de integrantes de la mesa de que es «oportuno retrotraer el expediente» al apreciar un error en los criterios fijados para la valoración de la 'Calidad técnica de la oferta y conocimiento del proyecto'. En síntesis, el citado jefe de Servicio de Infraestructuras da la razón a una alegación presentada por la unión temporal de empresas conformada por Satocan y FCC, que advierte de que esa valoración incluye elementos subjetivos, cuando teóricamente se puntuaba con una fórmula matemática.

«Infracción no subsanable»

En su informe, el citado alto funcionario señala: «(...) esa aplicación no es una simple aplicación directa a la oferta presentada, sino que conlleva una valoración previa subjetiva que depende de un juicio de valor al estimar si cada unidad de obra ofertada como carencia, es en realidad una carencia que deba aceptarse como tal o no».

Con fecha de 21 de julio, la mesa de contratación acordó por unanimidad avalar la propuesta de desistimiento «al apreciar que concurre una infracción no subsanable de las normas reguladoras del procedimiento de adjudicación del contrato».

Contra el acuerdo del consejero cabe recurso especial en materia de contratación ante Sanidad o ante el Tribunal Administrativo de Contratos Públicos de la Comunidad Autónoma.

Instalaciones obsoletas

La obra había sido anunciada por el Gobierno de Canarias como una respuesta a las históricas demandas del personal sanitario del citado hospital, que tiene una de las instalaciones más obsoletas de cuantos hay en las islas.

Este desistimiento supondrá un nuevo retraso, lo que agrava el problema asistencial que padece de forma crónica el hospital Materno Infantil.

La orden del consejero de Sanidad lleva fecha del pasado 3 de agosto. Hasta el momento, la Consejería de Sanidad no había informado de manera pública de lo ocurrido con esta licitación.

El hospital Materno Infantil es uno de los centros sanitarios públicos más viejos y sin reformar de la sanidad canaria. En 2017 el proyecto de su ampliación ya estaba sobre la mesa del director del Servicio Canario de Salud (SCS) de entonces, Conrado Domínguez, con el Gobierno canario comandado por CC. Ahora, en su nueva etapa al frente del SCS con una consejería socialista, Domínguez sacó el proyecto a licitación en diciembre de 2021 y ahora se ha paralizado por fallos en el concurso.

El Servicio Canario de Salud (SCS) presentó este proyecto de ampliación a mediados de 2017 como la solución a la situación de precariedad de la vieja infraestructura del centro sanitario y los problemas estructurales asociados al servicio médico. La previsión entonces era que la redacción del proyecto se realizara y saliera a licitación ese mismo año con el objetivo de que la obra comenzara a principios de 2018, tal y como declaró la dirección del SCS.

Con una superficie de más de 13.000 metros cuadrados, la torre que contempla el proyecto se edificará tras la demolición de los edificios situados en el extremo sur de la parcela –de 3.610 metros cuadrados– antes ocupados por el servicio de mantenimiento, rehabilitación y gerencia, y se apoyará y comunicará con el viejo edificio.Con este proyecto se edificarán nuevas unidades dependientes de la especialidad pediátrica que se distribuirán en 8.125,50 metros cuadrados de superficie.