Borrar
Última hora Declaran un conato de incendio en La Gomera

La pesadilla revive en las residencias con la quinta ola

Los centros de mayores pasan en tres semanas de no registrar muertos por covid a computar 72 mientras los contagios se multiplican por nueve

Álvaro Soto

Madrid

Domingo, 8 de agosto 2021, 23:48

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La vacunación de los residentes había convertido los centros de mayores en «oasis libres de covid-19», afirmaba uno de los dirigentes de la patronal de este sector a finales de marzo. Grupo prioritario en la campaña de inmunización y con prácticamente el 100% de los residentes con la pauta completa, los geriátricos veían hace cuatro meses el horizonte con una esperanza que simbolizaba Araceli Hidalgo, la primera persona en recibir la vacuna en España.

Pero la quinta embestida del virus, bautizada como 'ola joven' porque ha afectado sobre todo a los menores de 30 años, también ha hecho revivir la pesadilla del coronavirus en los centros de mayores. Y aunque resulta imposible que el drama se parezca al de un año atrás, y ni siquiera al de finales de enero y principios de febrero, cuando la tercera ola, después de Navidad, dejó hasta 800 muertos semanales en residencias, los geriátricos vuelven a estar en alerta máxima y a extremar las medidas de seguridad.

Según los datos del Imserso, las residencias han pasado en tres semanas de no registrar ningún fallecimiento (entre el 28 de junio y el 5 de julio) a contabilizar 72 (entre el 19 y el 26 de julio, últimos datos disponibles). Los centros de mayores no vivían una situación similar desde la semana del 15 al 22 de febrero, cuando notificaron 81 decesos. Desde entonces, nunca se habían superado las 40 muertes en una semana y de hecho, entre el 22 de marzo y el 12 de julio se computaron en total 88 muertos, menos que en la segunda quincena de julio, cuando se han agregado 108 (36 entre el 12 y el 19 de julio y los 72 de entre el 19 y el 26). Es decir, en las dos últimas semanas se han sumado más fallecimientos que en los tres meses y medio previos.

En la misma línea, el número de contagios se ha multiplicado por nueve en menos de un mes. Si en la primera semana de julio se notificaron en todas las residencias 139 positivos, entre el 19 y el 26 de ese mes los contagios crecieron hasta los 1.272, una cifra que, otra vez, sólo encuentra un equivalente en la última semana de enero, cuando se contabilizaron 1.565 casos.

Darias, «preocupada»

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, mostró el miércoles pasado, tras la reunión del Consejo Interterritorial de Salud, su «preocupación» por la inesperada situación que afrontan los centros de mayores. Su departamento activó la Ponencia de Alertas, el organismo que primero analiza las emergencias sanitarias, para que «proponga medidas» en colaboración con las comunidades autónomas, dijo Darias, que se marcó el objetivo de que las residencias sigan «libres de covid».

La variante Delta, mayoritaria ya entre los contagiados en España, parece ser la culpable de que la covid haya regresado a las residencias. El hecho de que las vacunas pierdan efectividad contra este sublinaje explica que el número de contagiados y, consecuentemente, de fallecidos, haya crecido tanto en los centros de mayores.

Por eso, la Asociación Estatal de Directoras y Gerentes en Servicios Sociales reclamó el viernes «de forma urgente» la realización de un estudio inmunológico que pueda constatar el grado de inmunidad de los residentes y en su caso, la necesidad de inocular una tercera dosis a este colectivo. Así, la asociación plantea que si de este estudio inmunológico se dedujera la pérdida de eficacia de la vacuna, se debería llevar a cabo una vacunación de tercera dosis «a las personas residentes y a las que trabajan en los centros».

Entre estas medidas, también piden a todos los centros realizar una prueba PCR de manera semanal, tanto a personas residentes como trabajadoras. Además, subrayan que se debería «exigir» una prueba de antígenos o el comprobante de la pauta completa de la vacunación a «aquellas personas que visiten a los residentes o tengan que entrar al centro».

La eficacia de las vacunas ARN mensajero (las que recibieron los residentes) superaba el 90% contra la variante Alfa (británica), pero algunos estudios apuntan a que las fórmulas reducen su capacidad de inmunización frente a Delta (india). Los primeros estudios mostraban que podría frenar hasta el 88% de los casos, aunque investigaciones posteriores reducen ese porcentaje.

Según el Imserso, 30.409 residentes han fallecido en los centros de mayores por covid-19 desde que comenzó la pandemia. La mayoría de ellos, 19.861, murieron durante la primera ola (entre el 14 de marzo y el 22 de junio de 2020).

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios