Canarias, cumple las exigencias para la fase 1

El Gobierno solo espera el «muy probable» sí del Ministerio de Sanidad para que el lunes Lanzarote, Fuerteventura, Gran Canaria, La Palma y Tenerife avancen en la desescalada. Solo estará permitido viajar entre islas por motivos profesionales. El Ejecutivo sigue estudiando si abrirá los colegios para el segundo ciclo de infantil, medida prevista para final de mes

ALMUDENA SÁNCHEZ SANTA CRUZ DE TENERIFE

Solo falta que el ministro de Sanidad, Salvador Illa, haga pública su autorización para que toda Canarias esté en la fase 1 de la desescalada el próximo lunes, algo que se producirá «con mucha probabilidad», según avanzó ayer el portavoz y consejero de Sanidad del Gobierno autonómico, Julio Pérez, ya que Canarias cumple los requisitos para avanzar en el desconfinamiento. Se espera que esa autorización se produzca en cuestión de horas –lo más tardar, mañana sábado– para que Gran Canaria, Lanzarote, Fuerteventura, Tenerife y La Palma se igualen a lo que se está ya viviendo en La Graciosa, El Hierro y La Gomera, es decir, «más libertad de movimiento y mayor actividad económica».

Pérez puntualizó que los desplazamientos entre islas seguirán estando restringidos «por los mismos motivos que ahora», pero al haber mayor dinamismo económico, los desplazamientos por motivos estrictamente profesionales estarán permitidos. «A lo mejor, en algún momento, tendremos que pensar en poner más aviones y barcos», especuló. Los desplazamientos entre municipios de la misma isla sí se podrán llevar a cabo, añadió, «con los límites que hemos establecido».

Sin precisar qué tipo de negocios se abrirán, el portavoz aclaró que, para acceder a los mismos «la mayoría requerirá cita previa». Esto podrá implicar tener que salir a la calle en una franja de horario distinta a la que le pudiera corresponder al cliente; «siendo yo una persona ya mayor, que debería llamar para que me corten el pelo, si me dan hora para las nueve de la mañana, podré acudir», indicó a modo de ejemplo.

Del mismo modo, la ciudadanía podrá empezar a disfrutar de las terrazas, cuya ocupación solo será del 50% como máximo y, una de las cosas más ansiadas: «se podrán juntar hasta 10 personas» que vivan en distintos domicilios «manteniendo las distancias, claro», subrayó.

Educación.El consejero de Sanidad incidió en la necesidad de que, en la nueva fase, «hay que autoeducarse». En este sentido, se detuvo para dirigirse a los «más jóvenes» a quienes les instó a desenvolverse con la «máxima prudencia». Les pidió «respetar las reglas» siendo uno de los grupos poblacionales que tienen «más ganas y menos síntomas».

En el ámbito educativo, Pérez no especificó ninguna fecha de apertura de centros. La de guardarías y escuelas infantiles, prevista en la fase dos, «yo creo que tiene un carácter orientativo», dijo.

«Lo que más nos interesa ahora -señaló el portavoz- es saber qué va a pasar en las próximas semanas en los niveles más elementales de la educación. ¿Será posible que los abramos a medida que avance la desescalada?», se preguntó. Expresó ser consciente de que «los padres tienen que llevar a los niños a las escuelas infantiles si van a tener que ir a trabajar», pero no llegó a ofrecer una respuesta más clarificadora al respecto.

En cualquier caso, Julio Pérez consideró «lejos» el avanzar cómo será el inicio del próximo curso pero abogó por una «actuación coordinada entre Sanidad y Educación en todos los municipios».

En el ámbito sanitario, afirmó con rotundidad que «Canarias tiene el número suficiente de personas, recursos y material en atención primaria» para encarar la primera fase de la desescalada. Confió en que los rastreos que deberán hacer ahora se hagan bien para evitar rebrotes peligrosos.