Borrar
El personal y las voluntarias de Pequeño Valiente, regalando un beso ayer un pequeño en el Materno Infantil. COBER

Besos y demandas por el Día de la Infancia Hospitalizada

Pequeño Valiente recuerda a las puertas La Candelaria y del Materno Insular que hay hospitales que no tienen unidades de pediatría oncológica

Carmen Delia Aranda

Las Palmas de Gran Canaria

Martes, 14 de mayo 2024, 02:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Concienciar a la sociedad de la necesidad de hacer más agradable su estancia a los niños y niñas ingresados es uno de los objetivos del Día de la Infancia Hospitalizada, que se celebra cada 13 de mayo parar recordar la Carta Europea de los Derechos de los Niños y las Niñas Hospitalizados.

Por esta razón, el personal y los voluntarios de la Fundación Pequeño Valiente de Niños con Cáncer instalaron sendas mesas a las puertas de los hospitales Materno Infantil, en Gran Canaria, y en La Candelaria, en Tenerife.

Allí, además de leer un manifiesto en el que reclamaron unidades específicas en los hospitales españoles para tratar a los niños y niñas con cáncer hasta los 18 años, hicieron un lanzamiento de besos. Con este gesto cariñoso reconocieron a «todos los menores hospitalizados, sus familias, voluntarios y, especialmente, al personal sanitario por la labor que realizan velando por la salud y cuidado de estos pacientes».

Asimismo, Pequeño Valiente aprovechó la ocasión para reivindicar el derecho de que niños y niñas «sean tratados en espacios adecuados para sus patologías y cuenten con unidades oncohematológicas específicas», subrayó el presidente de la Fundación Pequeño Valiente, José Jerez. No obstante, el portavoz del colectivo de familias afectadas por el cáncer infantil señaló que Canarias sí dispone de estas unidades.

Nueva torre infantil

En el caso de Gran Canaria, dijo Jerez, la unidad de oncohematología pediátrica del Materno Infantil es el área más remozada del viejo recinto hospitalario que será reemplazado por un nuevo edificio cuya construcción terminará en tres años.

«Se hizo una reforma impulsada por Pequeño Valiente con la ayuda económica de empresas privadas y de la ciudadanía», apuntó el presidente de Pequeño Valiente que vigila con celo el avance de las obras de la futura torre infantil que, según le cuentan desde la Consejería canaria de Sanidad, marchan al ritmo previsto.

Otra cuestión que le preocupa al presidente de Pequeño Valiente es la ausencia de un seguimiento de las secuelas físicas y socioeducativas de los pacientes infantiles tras haber superado una patología oncológica. «Cuando un niño sale del cáncer, el sistema hace como si no le hubieran quedado secuelas ni necesitara más seguimiento. Debería haber un protocolo de actuación con el tándem educación-sanidad y los servicios sociales para que estos niños y niñas no se queden descolgados del resto», asegura Jerez. Y es que recuerda que la enfermedad dificulta el normal desarrollo físico y educativo de los menores. «Muchos tienen problemas de falta de atención y empiezan a tener problemas físicos», comenta Jerez.

El derecho de los pequeños a estar acompañados por sus padres durante la hospitalización, a recibir una información adaptada a su edad o el de ser ingresados con otros menores fueron otras de las demandas formuladas ayer.

En España se diagnostican al año unos 1.500 casos de cáncer en menores de edad. En Canarias, en 2023 se detectaron 41 casos en menores de 14 años.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios