«Mi abuelo abusó de mí desde los 8 a los 15 años»

«Mi abuelo abusó sexualmente de mí desde que los ocho años hasta que cumplí los 15. Lo hacía constantemente hasta el punto que llegó a parecerme algo normal y nunca lo denuncié por miedo a que mi familia no me creyese y apoyara». Así se manifestó ayer la menor que denunció por abusos sexuales a Sixto S. S., el padre de su padrastro y al que la joven consideraba como un abuelo.

Francisco José Fajardo
FRANCISCO JOSÉ FAJARDO

La vista oral, en la que el Ministerio Fiscal interesa una condena para el encausado de diez años de prisión y el pago de 30.000 euros en concepto de indemnización, quedó vista para sentencia después de que el acusado acudiera a la misma en silla de ruedas y negara todos los hechos.

Pero la denunciante ratificó todo lo que ya manifestó en su día en la fase de instrucción y relató como el anciano «cuidaba a los animales en su finca de Marzagán y yo le ayudaba. Empezó diciéndome que era muy bonita y que tenía ganas de tocarme y cuando fui desarrollándome todo fue a más», relató entre sollozos. «No me trataba como a una nieta sino me miraba con otros ojos. Me miraba los pechos y los tocaba, me mostraba el pene y me lo hacía tocar y todo ocurrió desde que tenía ocho años. Cuando no lo hacía, me cogía mi mano y se la llevaba a su pene hasta el punto de que me obligó a practicarle felaciones e intentó penetrarme, pero no lo consiguió», contó la víctima.

La menor, que ha estado en tratamiento psicológico desde que presentó la denuncia, contó que nunca antes se había decidido a denunciar los hechos «porque tenía miedo de que no me creyesen y no me apoyaran», sostuvo entre lágrimas.

Por su parte, el presunto agresor negó todos los hechos y mantuvo que nada de lo que la menor había denunciado era cierto: «Jamás me acosté con ella ni le hice eso que me cuenta usted –ponerle su pene en la boca–. Cuando me enteré de la denuncia le dije a la niña que se lo pensara bien porque en el juzgado tenía que decir la verdad y todo lo que había contado era mentira», manifestó. «No he hecho nada que fuese sexual con la niña porque yo la quería y trataba como a una nieta más así que solo puedo decir que todo esto es una mentira como una casa. Jamás le hice tocamientos ni la besé e incluso me decía que se llevaba mejor conmigo que con su propio padre», declaró el encausado ante el tribunal presidido por Carlos Vielba.