«Pasa sin huella», un grito para frenar el grave deterioro en paisaje canario

25/03/2019

Colectivos científicos y sociales han reivindicado este lunes acciones educativas y de inspección para frenar el grave deterioro de pintadas y montañas de piedras, entre otros, en los espacios naturales de Canarias, para lo que han iniciado la campaña «Pasa sin huella».

Este es el título del manifiesto con el que de forma «colectiva e individual» expresan su preocupación por el creciente deterioro del medio natural y el patrimonio arqueológico y etnográfico de Tenerife representantes de clubes de montaña, escalada, espeleología, barranquismo, guías de turismo, empresas de turismo activo, colectivos ecologistas e instituciones científicas y culturales.

A título individual suscriben el manifiesto catedráticos y profesores titulares de la Universidad de La Laguna, encabezados por Wolfredo Wildpret, geólogos y biólogos, guías de turismo, la presidenta de la comisión española de patrimonio geológico, técnicos del Museo de la Naturaleza y Arqueología, funcionarios de la administración de justicia, de la administración local y del Gobierno de Canarias.

El representante de la Fundación Telesforo Bravo-Juan Coello, Jaime Coello, afirmó en la presentación del manifiesto que se ha observado un preocupante y desmesurado incremento de atentados contra el paisaje, la gea, la flora y la fauna y «agresiones» en forma de montañas de piedras, escritos, dibujos, grafitis, símbolos, incisiones, rayaduras y pintadas.

De hecho, la Fundación tiene más de 1.500 imágenes que muestran dunas fósiles arrasadas por incisiones, pintadas en montaña Pelada y montaña Amarilla, en el sur de Tenerife, una hoguera hecha con flora endémica en una era antigua, botes de plástico con cenizas de mascotas en el monte y restos de rituales.

También han aparecido espirales con piedras en la Caldera de Taburiente, en La Palma, y en el resto de islas, salvo en El Hierro, por lo que la idea es extender esta campaña a todo el archipiélago.

Además se han encontrado en espacios naturales depósitos de escombros y vertederos incontrolados de residuos, entre otras conductas dañinas, que proliferan en espacios naturales protegidos, zonas costeras y otras áreas naturales «perpetradas por locales y visitantes».

«No podemos permanecer impasibles mientras este patrimonio natural y cultural, nuestra mayor riqueza y del que somos depositarios, se degrada y daña a veces de manera irreversible», indicó Jaime Coello, quien hizo un llamamiento a residentes y visitantes a cuidar y respetar la isla y a las administraciones a que hagan suya la campaña.

También instó a que se pongan en marcha programas educativos específicos que promuevan el sentido de pertenencia y la identificación con la naturaleza y prevengan y desincentiven la práctica de estas conductas por la población más joven.

Además, pidió que se divulguen en el conjunto de la sociedad tinerfeña y canaria los grandes valores naturales y patrimoniales de las islas y la necesidad de protegerlos, y que en las campañas turísticas y de promoción de actividades en el medio natural se evite fomentar o facilitar conductas que puedan dañarlo.

Para ello proponen que el sector turístico informe a los visitantes antes y durante su estancia en la isla de la importancia de evitar conductas incívicas que dañen el medio natural y las consecuencias que puede acarrear su incumplimiento.

También es necesario incrementar la vigilancia en los espacios naturales protegidos y en el medio natural en su conjunto, ampliando las plantillas de las personas dedicadas a esa tarea, así como sus medios materiales.

Los promotores de «Pasa sin huella» piden además que se estudie la modificación de la normativa para detener y sancionar las nuevas conductas que están dañando el medio ambiente, y que se impongan y tramiten las sanciones de manera efectiva, tanto a locales como visitantes, arbitrando los medios necesarios para que ninguna infracción quede sin castigo.

aura Bethencourt, de la asociación de guías de turismo de Tenerife, subrayó que se debería hacer una campaña informativa «en positivo» en aeropuertos y hoteles, además de entre la población local, puesto que cobrar una sanción a un turista que ya ha abandonado la isla «se quedaría en nada».

Al respecto Jaime Coello incidió en que se debe modificar la norma en este ámbito precisamente para evitar esta situación, pues de lo contrario se envía el mensaje equivocado de que se puede venir a Canarias a hacer «lo que venga en gana».

Como ejemplo, se indicó que el corredor italiano que una vez pintó de azul piedras en el Teide para señalizar el recorrido de la Bluetrail abandonó la isla sin pagar multa alguna.

El biólogo José García llamó a hacer «proselitismo» a través de las redes sociales y alertó sobre el hecho de que no hay agentes suficientes de medio ambiente, pues en Tenerife hay una plantilla de 45 que no puede garantizar la vigilancia en todos los espacios.

Elena Ramos, de SEO/Birdlife, advirtió de que estas prácticas afectan a la biodiversidad y en Tenerife se ha percibido un descenso en la población de aves silvestres porque ven alterado su hábitat, -como ocurre con los chiringuitos en playas con la música a todo volumen- aunque consideró positivo el que se pudiera frenar una carrera en un sitio natural de nidificación.

Para el representante de la Federación Tinerfeña de Montañismo, Humberto Domínguez, la práctica de amontonar piedras ni es estética ni respeta a los seres vivos que habitan debajo de las rocas, por lo que hay que concienciar de que «la naturaleza no debe modificarse alegremente».