Imagen de la fachada del centro penintenciario ubicado en Juan Grande. / Arcadio Suárez

El macrobrote de Juan Grande se identificó por los síntomas de un preso no vacunado

El foco afecta a 77 personas. Familiares de los reos denuncian que no tienen acceso a medicamentos y desinfectantes y el Gobierno lo desmiente

O.R. / F.J.F. / C.D.A. Las Palmas de Gran Canaria

El brote registrado en el centro penitenciario Las Palmas II, ubicado en la localidad grancanaria de Juan Grande, ya suma 77 positivos. El foco se detectó el pasado viernes tras diagnosticar como positivo a un preso no vacunado que presentaba síntomas de covid, según informaron desde Instituciones Penitenciarias. Este positivo y otro que empezó a sentirse mal ayer, que tuvo que ser trasladado para su valoración médica, son los únicos con síntomas de la infección.

Según estas fuentes, el 30 de julio, de forma inmediata, se ordenó el aislamiento del módulo en el que reside el interno y se aplicó el protocolo sanitario. Durante el fin de semana se realizaron pruebas PCR, de las que ya se han efectuado un total de 400.

Este foco infectivo, el mayor de los 260 registrados en los últimos siete días en Canarias, afecta a 71 internos del módulo 11 y a seis del 12, precisó el departamento del Ministerio del Interior.

En los últimos siete días se han detectado 260 brotes en las islas, la mayoría en Gran Canaria y de origen familiar

Este número podría aumentar una vez se obtengan los resultados del cribado realizado ayer entre los 25 funcionarios que trabajan en esos dos módulos, así como en los internos de los módulos 6 y 1, donde residen reclusos que desempeñan trabajos remunerados en la prisión y que, por tanto, transitan por distintas áreas del recinto, apuntó el delegado del sindicato CSIF del CP Las Palmas II, Milko Benítez.

Por su lado, familiares de los presos sostienen que el número de afectados es mucho mayor y que en el módulo 11 hay 86 positivos, es decir, casi la totalidad de los 90 internos. Además, se quejan de la dificultad de los internos para acceder a desinfectantes o medicamentos tan básicos como el paracetamol, extremos ambos que desmienten desde Instituciones Penitenciarias.

Por su parte, el delegado del Gobierno, Anselmo Pestana, atribuyó el brote a los antivacunas ya que se detectó entre el 10% de los internos que no quisieron vacunarse. Según recoge Efe, Pestana dijo que no hay motivo para la alarma porque se están cumpliendo todos los protocolos y aprovechó la ocasión para instar a los negacionistas y antivacunas a reflexionar «porque perjudican a los demás, tensionan el sistema sanitario, contribuyen al agotamiento de sus profesionales y también a que se descuide la atención a otras enfermedades».

Esta semana también se han declarado sendos brotes carcelarios en Tenerife y La Palma, con cuatro y tres casos, respectivamente.

De los 260 nuevos brotes con 1.179 casos asociados, 118 se han producido en Gran Canaria, 108 en Tenerife, 14 en Fuerteventura, nueve en Lanzarote, ocho en La Palma y tres en La Gomera.

Por su origen, 116 son familiares, 105 sociales, 26 laborales, cinco en colectivos vulnerables, tres deportivos, dos educativos, dos sociosanitarios y uno sanitario. Este último afecta a la planta de Oncohematología del hospital Insular y afecta a 10 pacientes y siete trabajadores.

En cuanto a los laborales, destaca uno en una empresa de cuidados a domicilio en La Palma (12 casos), uno en una oficina en Gran Canaria (9), uno en un hotel de Gran Canaria (7), uno en un centro de estética de Gran Canaria (7) y el de un restaurante en Fuerteventura (6).

Tenerife registró tres brotes sociosanitarios; uno en el Centro de Discapacidad San Miguel con 11 positivos, otro en el Mirador de Ifara con cinco afectados y por último en la residencia Davida, con un caso asociado.