El Gobierno avisa contra los «abusos» en las salidas de los niños

El Ministerio de Sanidad reconoce su «preocupación» antes las imágenes del domingo con «algunos casos» de concentraciones de niños que parecían no guardar la distancia social. «No se deben de repetir los abusos», ha avisado hoy con firmeza el ministro Salvador Illa. No obstante, Sanidad, por el momento, no se plantea limitar las salidas de los pequeños porque en el Gobierno –y particularmente en el Ministerio del Interior- están convencidos de que el incumplimiento de las medidas de aislamiento no fue masivo. «El 99% ha cumplido las reglas de forma ejemplar», ha remarcado Illa.

MELCHOR SÁIZ-PARDO / MADRID

Las fuerzas de seguridad, en cualquier caso, reforzarán los controles en las zonas donde hubo mayor afluencia de familias, particularmente en ciudades costeras, según fuentes de Moncloa. Es más, Interior no descarta recurrir a las multas contra los padres infractores, si fuera necesario, aunque su máximo responsable, Fernando Grande-Marlaska, ha insistido en el mensaje del Gobierno en que la «inmensa mayoría de los padres y madres ha demostrado su responsabilidad a la hora de proteger la salud de sus hijos y del resto». El ministro ha defendido que no ha habido una violación masiva de las reglas establecidas por Sanidad, como probaría el hecho de las detenciones y denuncias el domingo (17.515 propuestas de sanción y 157 arrestos) estuvieron en consonancia con las del resto de los días del confinamiento.

Aún así, Grande-Marlaska ha reconocido que en «algunas zonas concretas» hubo una amplia panoplia de irregularidades, tales como unidades familiares completas de paseo (con ambos progenitores), grupos de niños jugando juntos o padres en grupos charlando entre ellos.

Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Emergencias Sanitarias del Ministerio, no ha ocultado que vio con cierta desazón las polémicas imágenes. «Ha habido gente que no ha observado las indicaciones. No sé si denominarles incívicos o insolidarios, pero prudentes desde luego no son», ha destacado el epidemiólogo, quien ha recordado a los padres de esos chiquillos que no guardaron las distancias que no se ha vuelto, ni mucho menos, a la situación de normalidad de enero. «Hay que ser coherentes con el esfuerzo tan grande que hemos hecho. El riesgo sigue estando allí y nos puede afectar si no tenemos cuidado», ha insistido el máximo responsable de la lucha contra la epidemia, al tiempo que ha destacado que él mismo vio «algunos casos» y «comportamientos» que le «generaron preocupación».

«Ahora es cuando cada uno tiene que demostrar la responsabilidad personal y garantizar que la apertura progresiva no se convierte en un riesgo para la población. Hemos pasado momento muy duros y tenemos que ser conscientes de que no podemos volver a ponernos en esa situación», ha explicado Fernando Simón, apelando a los padres.

El jefe de Emergencias, que se ha mostrado convencido de la mayoría de las familias sí que ha respetado las medidas de aislamiento, ha advertido a los progenitores que no cumplieron con las normas dictadas por Sanidad que un «paso atrás sería mucho más duro de lo que hemos vivido hasta ahora», al margen de que con su actitud están poniendo en peligro otras medidas de desescalada porque el alivio del confinamiento «dependerán mucho de los parámetros que veamos». «Si los indicadores no van como deben porque no se respetan las medidas, la desescalada llegará más tarde», ha avisado.