Imagen del Consejo de Gobierno celebrado ayer en la ULPGC. / Julio Domínguez/ULPGC

La ULPGC espera sumar 2,5 millones con las enmiendas al presupuesto autonómico

El Consejo de Gobierno de la universidad aprueba las cuentas de 2023, que crecen un 7% hasta los 173,7 millones de euros y podrá utilizar el remanente

Luisa del Rosario
LUISA DEL ROSARIO Las Palmas de Gran Canaria

A falta de que pase por el Consejo Social, la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria aprobó ayer el presupuesto del próximo año, algo más de 173 millones de euros, lo que representa un 6,93% más que el año anterior. A esta cantidad la ULPGC espera sumar otros 2,5 millones de euros si se aprueban las enmiendas presentadas al Proyecto de Ley de Presupuestos del Gobierno de Canarias. «Con este presupuesto la universidad se mantiene para seguir con la actividad normal. No tendremos ni un presupuesto expansivo ni de grandes alardes, pero garantizamos el funcionamiento normal y la gestión universitaria», explicó en conversación telefónica el gerente de la ULPGC, Roberto Moreno.

Sobre los 2,5 millones extras Moreno señaló que se trata de la enmienda al Proyecto de Ley de Presupuestos del Gobierno de Canarias y la financiación proveniente de fondos REACT dentro del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia (Next Generation), estos últimos tendrían que dedicarse, en todo caso, a la digitalización. Con ambas iniciativas la ULPGC podría sumar unos 2,5 millones de euros más, aunque la cifra no es definitiva. «Es más bien un deseo», reconoció Roberto Moreno.

El Gobierno canario, por otro lado, permitirá por segundo año consecutivo que las universidades públicas utilicen sus remanentes para hacer frente al aumento de los gastos corrientes y de los suministros, tal y como ha dispuesto en la Ley de Presupuestos.

« No queremos que se convierta en una costumbre, es como acostrumbrarnos a tomar algo que no debemos. Por mucho que apetezca esa forma de financiación lo correcto es que aquellos gastos estructurales aparezcan especificados en los presupuestos directamente no como un permiso de utilizar los remanente, que es una forma de endeudamiento», explicó Roberto Moreno. Ya las universidades públicas pudieron hacer uso de este dinero este año ante el aumento del precio de la energía derivada de la guerra en Ucrania.

Además, añadió, parece que todo apunta a que Bruselas, la Unión Europea, va a volver a la ortodoxia fiscal en 2024, por lo que lo mejor sería «reflejar los aumentos de coste estructurales de funcionamiento de ambas universidades públicas, a partir de 2023, en las transferencias corrientes del Gobierno de Canarias», apuntó el gerente de la ULPGC.

Moreno insistió en que este presupuesto daba para «continuar», pero advirtió que un «presupuesto es un supuesto previo realizado con los datos que tenemos ahora». Y recordó que en el presupuesto de 2020 nadie predijo la pandemia, y en el del año pasado tampoco se predijo la guerra. Con todo, de mantenerse así la situación lo que no podrá asumir la ULPGC es la «ampliación de plazas en determinadas titulaciones -como el máster del Profesorado- o la puesta en marcha de nuevas titulaciones porque no hay títulos de coste cero»