Exigen un ajuste de casi 1.000 plazas en la opE de educación

12/04/2018

Los sindicatos docentes exigieron ayer a la Consejería de Educación una reducción significativa de las plazas que saldrán este año en las oposiciones para el profesorado de secundaria, formación profesional, técnicos de FP y escuelas de idiomas. Reclaman que se pase de las 2.041 previstas a unas 1.100.

Ayer se celebró una mesa técnica en la que los representantes de la Consejería de Educación tomaron nota de las propuestas de los sindicatos para reducir la oferta de plazas de las oposiciones de este año, inicialmente una de las mayores que se han celebrado en las islas.

La Consejería informó a los sindicatos que prevé sacar a final de mes la convocatoria de la oferta pública de empleo, de la que están pendientes miles de personas y cuyas pruebas arrancarán este año en las islas el 23 de junio. La convocatoria incluirá las 2.041 plazas anunciadas por la Administración educativa, aunque, en vistas del proceso negociador abierto tras las exigencias de los sindicatos, todo indica que la Consejería accederá a reducir la oferta de este año y redistribuir las plazas sobrantes en próximas convocatorias. El quid está en el alcance de esa reducción. En líneas generales, los sindicatos reclaman un recorte significativo que afecte a las 33 especialidades que entrarán en las oposiciones, aunque presentaron diferentes propuestas. Por ejemplo, Insucan planteó que salieran este año 1.192 plazas, lo que supone una disminución de 849, «que son un número igual a los interinos con 50 años o más y a los que están en el Programa de Mejora de la Estabilidad de Claustros Docentes Inestables (Promeci) con menos de esa edad. Todas las especialidades estarían afectadas.

Esta fórmula, sin embargo, resulta muy confusa para el Stec, que planteó una reducción proporcional de plazas en todas las especialidades «para no generar agravios comparativos, salvo algún caso concreto por razones justificadas». «Como máximo», el sindicato plantea convocar 1.100 plazas este año (el ajuste sería de 941) disminuyendo su número proporcionalmente en todas las especialidades.

Los representantes sindicales del profesorado afirman que la oferta «desproporcionada» de plazas inicialmente prevista por la Consejería de Educación dejará en la calle a muchos docentes interinos y propiciará un efecto llamada de aspirantes de la península. Su objetivo es que se reduzca el número de plazas este año y que las sobrantes se escalonen en las convocatorias hasta 2022.

La Consejería «estudiará ahora en profundidad los ajustes propuestos por las fuerzas sindicales, especialidad a especialidad, en el marco de la negociación iniciada», afirmó ayer Educación. Todavía no hay fecha para la próxima reunión. «Hay que darse prisa porque hay miles de personas afectadas y el tiempo apremia», destacan los sindicatos.

La Consejería insistió en que la mayor parte de la oferta prevista viene impulsada por el acuerdo firmado a nivel estatal por los sindicatos para estabilizar al profesorado, disminuyendo la tasa de interinidad progresivamente hasta llegar a un 8% en 2022. Con las 2.041 plazas previstas en las islas se bajaría la tasa en las especialidades afectadas hasta llegar a un 11,5%.