El Gobierno defiende la "eficiencia" del nuevo modelo de comedores escolares

27/06/2019

El Gobierno canario defiende el "cambio de modelo" de los comedores de verano, anunciado en abril y que se ha "fusionado" con los talleres municipales estivales para propiciar un gasto público "mucho más eficiente", y ha informado de que ha recibido más de 500 solicitudes. La consejera de Educación acusa al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria de negarse a integrar a los menores.

Además de destacar que hasta el momento 28 de los 88 ayuntamientos canarios han solicitado este servicio, la Consejería regional de Educación ha informado en un comunicado de que los plazos de inscripción siguen abiertos en varios de ellos.

La Consejería que dirige, en funciones, Soledad Monzón, ha precisado que el programa de comedores y talleres lúdicos de verano que promueve implica la financiación de una comida completa para todo el alumnado en riesgo de exclusión social que participe en los talleres municipales.

El departamento del Ejecutivo regional ha recalcado que el pasado mes de abril "planteó la modificación del modelo" a la Federación Canaria de Municipios y ha añadido que, desde entonces, "ha estado trabajando para implantar esta nueva fórmula, que persigue una mayor integración del alumnado y un gasto del dinero público mucho más eficiente".

Evitar la segregación

Esta fórmula, que se implantó en Canarias en el curso 2013 como respuesta a los años más duros de la crisis económica, consistía en que la propia Consejería de Educación organizaba talleres en los centros educativos, específicos para el alumnado en riesgo de exclusión social, para poder facilitarles al menos una comida completa al día también en los meses de verano, con la implicación de los ayuntamientos, que colaboraban con aspectos como el personal o el transporte.

Con el paso de los años, agrega la nota, se vio que esta medida "generaba también una clara segregación, al estar el alumnado separado entre el que acudía a los campamentos de la Consejería y el de los centros con talleres de verano municipales, de manera que ya en verano de 2018 algunos ayuntamientos plantearon la unificación de ambos recursos y empezaron a ofrecer los mismos campamentos para todo el alumnado, donde los menores en riesgo recibían, además, una comida completa completamente subvencionada por la Consejería de Educación".

La Consejería asegura que la asistencia a estos talleres "ha ido en continuo declive" y detalla que en 2014 se alcanzó el número máximo de inscripciones, con 4.895, mientras que en agosto de 2018 fueron 2.132.

Acudía la mitad

"Prácticamente la mitad de los matriculados después no asistía y de esos 2.132, solo acudían 951, de media. Sin embargo, la contratación de los servicios de personal, catering y monitores debía hacerse por el total de alumnado, lo que generaba una clara ineficiencia en el gasto público de la mitad o más de la partida invertida", recalca el departamento del Gobierno autónomo.

Las peculiaridades de este año electoral hicieron que la resolución en la que se indicaba a los municipios cómo podían solicitar la colaboración del Gobierno para integrar al alumnado en riesgo de exclusión social a sus talleres de verano y darles una comida diaria completa se comunicase a principios de este mes, por lo que varios municipios expresaron las dificultades de poder contratar el servicio de catering en poco tiempo e integrarlo en los talleres que tenían programados.

Aunque la Consejería admite que hubiese sido deseable lograr terminar el expediente y emitir la resolución con más antelación, también recuerda que desde el año pasado había anunciado el cambio a los ayuntamientos y que, desde entonces, lo ha planteado en varias reuniones con la Federación Canaria de Municipios, además de haberse publicado en los medios de comunicación en varias ocasiones.

Por ello, estima que "los ayuntamientos conocían perfectamente que los comedores de verano se realizarían en 2019 a través de la nueva fórmula".

Rechazo de la concejala de Las Palmas de Gran Canaria

"Otra cosa es que existan dirigentes políticos que se hayan negado sistemáticamente a integrar a los menores en riesgo de exclusión social con el resto del alumnado de los talleres de verano, como es el caso de la concejala de Educación del ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Lourdes Armas, quien manifestó desde la primera vez que se planteó el cambio de modelo en la FECAM que se oponía a integrar a estos menores y los comedores en sus talleres de verano, porque esa es una responsabilidad de políticas sociales", agrega la Consejería en su comunicado.

Por eso ha calificado como "un sinsentido" que Armas haya calificado como una "desvergüenza" la nueva fórmula.

Otros municipios como La Laguna, de tamaño similar, Mogán, con una población también importante, o Guía de Isora, por poner tres ejemplos de los 28 solicitantes, sí implantarán la integración de los comedores de verano en sus talleres, subraya el departamento que dirige Monzón.

La Consejería ha recordado que 333 menores de Las Palmas de Gran Canaria se beneficiaron el pasado verano de este servicio de comedores escolares.

Solicitantes

A día de hoy, los municipios que han solicitado la financiación de la Consejería de Educación y Universidades del Gobierno de Canarias para integrar los comedores de verano para el alumnado en riesgo de exclusión social con los talleres programados por el propio consistorio son: Guía de Isora, La Orotava, San Cristóbal de La Laguna, Adeje, Mogán, Fuencaliente, La Vega de San Mateo, El Tanque, Vilaflor de Chasna, Breña Baja, La Matanza, Santiago del Teide, La Victoria de Acentejo, Villa de Garafía, San Bartolomé, Ingenio, Los Llanos de Aridane, Buenavista del Norte, Teror, Valleseco, El Sauzal, Valsequillo, Icod de los Vinos, Puerto de la Cruz, Fasnia, Tías, Tacoronte y Santa Lucía de Tirajana.