Educación

Último año con el actual modelo de comedores escolares de verano

04/07/2018

Educación planteará a los ayuntamientos que asuman los talleres e incorporen al alumnado de familias sin recursos, que mantendrán la cuota cero. La Consejería cree que hay optimizar recursos.

Los llamados talleres lúdicos de verano, que incluyen el comedor escolar a cuota cero, registran este año menos alumnado (2.200) y menos centros (109) que en 2017 y la mitad que en 2014. Con esas cifras la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias se plantea cambiar el modelo para el próximo año. «Donde podamos y con la colaboración de los ayuntamientos que ya ofrecen campamentos, cambiará el formato. Tratamos de optimizar recursos y, al mismo tiempo, asistir a una demanda que plantean muchos padres que sí tienen su trabajo», pero no quién cuide de sus hijos, explicó ayer el director general de Ordenación, Innovación y Promoción Educativa, Jonathan Fumero.

Entre 2017 y 2018 la matrícula a los talleres con comedor ha descendido en 300 niños y niñas, por eso este año se oferta en 109 centros frente a los 116 del pasado año. Además, explicó Fumero, el número de niños y niñas que acuden realmente a los campamentos es mucho menor que el de matriculados. De hecho, de los 2.600 alumnos inscritos en el mes de agosto de 2017 el 49% «no apareció», relató. Esto indica, abundó, que hay que «optimizar los recursos». Por ello, el pasado mes de noviembre se reunió con la Federación Canaria de Municipios (Fecam), «pero era bastante tarde y se optó por continuar este año con la medida tal cual». Para el próximo verano, en cambio, «sí vamos a intentar que se mantenga en aquellos ayuntamientos que no tienen actividades, pero en los que sí los tengan que se incluya al alumnado de cuota cero y nosotros [la Consejería] hacernos cargo del comedor. Es otra manera distinta a la que lo estamos haciendo porque el descenso es continuado y vemos que hay recursos económicos a los que no les estamos sacando toda la rentabilidad que le podríamos sacar. Cuanto mayor sea el número de niños que participen en la medida más optimizamos los recursos que es de lo que se trata».

Fumero adelantó que iban a seguir ofreciendo a los ayuntamiento los centros escolares para estos campamentos y, al tiempo, con este cambio también se daría respuesta a los padres y madres que no tienen dónde dejar a sus hijos en verano, esto sí pagando una cuota. «Hay ayuntamientos que ya lo están haciendo y se ven con bastante demanda porque la población lo pide».

Preguntado por las causas de la bajada de alumnado en los comedores de verano pese a los altos niveles de pobreza existente en las islas Fumero explica que los servicios sociales de los ayuntamientos están dando «una buena atención». Es más, durante el curso escolar, «de los más de 71.000 alumnos que tenemos comensales en los comedores, 14.000 son de cuota cero y el año pasado de esos 14.000 solo acudieron 1.300 a los campamentos», dijo.