El Consejo Escolar pide que se analice el alza de la tasa de abandono de los estudios

01/02/2019

Ramón Aciego afirma que Canarias no crecerá con un modelo económico que demanda mano de obra no cualificada y barata entre su población. Otra clave está en la oferta formativa, sobre todo en FP

El repunte en 2018 de la tasa de abandono escolar temprano en Canarias tras una década de continuas reducciones anuales tiene que ser analizado para determinar cuáles son sus causas, afirmó ayer Ramón Aciego, presidente del Consejo Escolar de Canarias. El porcentaje de jóvenes de entre 18 y 24 años que tras la secundaria obligatoria no continúan sus estudios aumentó en 3,4 puntos el año pasado en las islas, situándose en 20,9% y alejándose del objetivo marcado por la UE para el año 2020, que es bajar al 15%.

El presidente del máximo órgano de representación de la comunidad educativa de las islas, que en su último informe volvió a incidir en que bajar esta tasa de abandono escolar temprano es uno de los grandes retos de la enseñanza, afirmó ayer que es necesario que se analicen los datos para saber si, con el repunte económico, el empresariado canario está demandando empleo no cualificado y barato entre los jóvenes. «Es fundamental que analicemos todos los datos y los comparemos, porque no podemos permitir que volvamos a lo que teníamos antes de la crisis económica, demandando mano de obra no cualificada que no incentiva la formación; el sistema educativo es una palanca pero también depende de la red económica», afirmó Aciego, quien también apunta a estudiar si la oferta de FP de ciclo medio es «suficiente» para dar alternativas al estudiantado para que no abandone sus estudios.

El porcentaje de jóvenes de hasta 24 años que tras la secundaria obligatoria abandonan los estudios llevaba descendiendo progresivamente en las islas desde 2008, cuando se situaba en el 34,1%. Ese año, con el estallido de la crisis y el aumento del paro, muchos jóvenes continuaron estudiando o retomaron su formación ante la imposibilidad de acceder a un empleo. Esa dificultad de acceso al mercado laboral es uno de los factores que explican el descenso del indicador, pero el aumento y diversificación de la oferta educativa es otra causa fundamental.

Aciego destaca que «hay que dar el salto cualitativo y cuantitativo» en el archipiélago y un objetivo es ofertar más formación a la población joven en riesgo, que está condicionada por la situación socioeconómica de sus familias, y tener un mercado que requiera mano de obra cualificada. «Si no, de aquí no salimos», afirma el presidente del Consejo Escolar, quien recuerda que estamos muy lejos de la tasa de abandono escolar temprano de la Unión Europea, que se situaba en 2017 en el 10,6%.

Por sexos, ellos siguen siendo los que más abandonan los estudios en el archipiélago, la misma tendencia que en el resto del país. En la islas, el 23,9% de los hombres de 18 a 24 años no sigue formándose tras la secundaria obligatoria, por el 18,1% de mujeres.