Educación cambia la orden de la vuelta a clase para consensuarla

28/05/2020

José Antonio Valbuena asegura que las instrucciones, que estarán esta semana, solo darán a los centros responsabilidad docente. Anuncia que la Consejería creará un grupo de «respuesta inmediata» para atender las dudas en la desescalada

La orden que dejó preparada la exconsejera de Educación, María José Guerra, para la vuelta a las clases presenciales para el alumnado que pasa de etapa no será la que finalmente se publique. Así lo reconoció ayer el nuevo consejero, José Antonio Valbuena, que compareció en una comisión parlamentaria que ya tenía prevista Guerra antes de su dimisión, el lunes.

Las instrucciones estarán «esta semana. Estamos puliendo el documento, poniéndonos en la óptica de profesores y no docentes, y en segundo lugar, de madres y padres y de los estudiantes para que tengan solventadas sus dudas», dijo Valbuena.

El consejero provisional de Educación admitió que la comparecencia se la había preparado «15 minutos» antes de entrar porque se ha dedicado «a finalizar esa orden» y señaló que «antes de trasladarla» pretende «hablarla con la comunidad educativa». De hecho está prevista una reunión de la esa sectorial para el viernes por la mañana.

Una vez se firme esa orden, añadió Valbuena, hay que poner « toda la carne en el asador para planificar el curso que viene».

Esta «rectificación» por parte de la Consejería de Educación fue bien recibida por el Grupo Nacionalista y Ciudadanos. «Me alegro de que su Consejería rectifique», dijo Vidina Espino (Cs). «Usted me ha tranquilizado y eso me confirma que era necesario un cambio. Me alegra escucharle que han cambiado de criterio. No se estaba trabajando en la línea adecuada», afirmó la diputada Beatriz Calzada (CC-PNC-AHI), a cuya petición respondía la comparecencia.

Medidas concretas. En cuanto al contenido concreto de las instrucciones, Valbuena dijo que la orden debía dar «tranquilidad en varias facetas». Por un lado, cumpliendo y garantizando la seguridad sanitaria para las familias, el alumnado y las plantillas. «Que las familias sepan que no corren riesgos, que el alumnado sepa que vuelven a las aulas en condiciones de seguridad y que los profesionales sepan que pueden reanudar esta actividad sin cargar ellos con la responsabilidad. Los docentes la responsabilidad que tienen es docente», afirmó. Por otro lado, la orden definirá «esa segunda seguridad, que es la seguridad académica. Que van a terminar el curso con los reconocimientos de los que son merecedores».

Valbuena dijo que «la incorporación» a las aulas será «organizada» y cumpliendo con los requisitos sanitarios y educativos.

Esta vuelta a las clases presenciales será para el alumnado de 6º de primaria, 4º de la ESO y 2º de Bachillerato y FP. Y reconoció que por las condiciones de edad del primero (entre 11 y 12 años) se está «analizando una solución efectiva».

Valbuena fue preguntado por la voluntariedad de estas clases presenciales –hasta ahora se decía que era voluntaria la participación tanto del profesorado como del alumnado–, y dijo que «voluntario» era para el estudiantado, y negó que en el cuerpo de profesores exista un «debate» pues tiene «confianza en la comunidad educativa» en el sentido que por su «vocación de servicio público» ningún docente, o al menos la mayoría, no va a abandonar a su alumnado.

También avanzó que los equipos de los centros contarían con un grupo de apoyo desde la Consejería para aclarar «cualquier duda» que surgiera en esa vuelta a clase, prevista para el 1 de junio, y tengan «una respuesta inmediata»

El consejero recordó que Educación en una consejería compleja bajo cuyo paraguas se encuentra «el 10% de la población canaria» entre estudiantes y plantillas, distribuidos en más de 1.000 centros. «No ha habido ni uno solo de los colectivos de representantes que no me reconozca que la situación es compleja», afirmó, al tiempo que agradeció «su confianza».