Vídeo: Atlas

Una mujer con orden de protección muere apuñalada por su expareja en Cuenca

El arrestado también ha herido al actual compañero sentimental de la víctima

J.M.L. Cuenca

La Guardia Civil ha detenido en Cuenca a un hombre de 43 años de edad como presunto autor de la muerte de su expareja, de 47 años. Los hechos ocurrieron en la madrugada de este lunes en Nohales, una pedanía de la ciudad de Cuenca de 230 habitantes situada a pocos kilómetros de la capital.

La Guardia Civil recibió una llamada telefónica poco antes de la una de la madrugada informando de una agresión con arma blanca en una vivienda. Cuando los agentes acudieron a la pedanía en dos patrullas observaron que un hombre perseguía a otro por la calle. Cuando ambos se percataron de la presencia de los agentes, uno de ellos huyó del lugar y el otro, de 40 años, quedó tendido en el suelo con heridas de arma blanca.

El primer hombre fue detenido minutos más tarde portando un cuchillo con el que se autolesionó. Cuando los agentes accedieron a la vivienda hallaron a una mujer malherida con varias puñaladas que murió antes de que llegara el personal sanitario. En cuanto a los dos hombres, ambos fueron trasladados al hospital «Virgen de la Luz» de Cuenca, quedando ingresado el presunto autor de la muerte de la mujer en estado grave en la UCI de este hospital tras ser operado.

Orden de alejamiento

La fallecida, de nombre Cristina, contaba con una orden de protección en vigor cuyo cumplimento vigilaba el Cuerpo Nacional de Policía ya que se encontraba domiciliada en la capital conquense. En cuanto al agresor, tenía una orden de alejamiento de su expareja desde finales de 2021 que incumplió este lunes. Ambos tenían en común dos hijos menores de 14 y 9 años de edad.

Por otra parte, el otro hombre herido es el actual compañero sentimental de la fallecida que en el momento de la agresión se encontraba con ella en el domicilio. Según fuentes del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM), se encuentra estable y fuera de peligro en el Hospital de Cuenca.

A raíz de estos hechos, el Gobierno de Castilla-La Mancha anunció que se personará como acusación particular en el proceso abierto contra el hombre detenido. «Es un crimen que nos abofetea. De nuevo, hijos sin madre, vidas y sueños rotos. Sentimos horror y estupor y tenemos que expresar nuestro compromiso férreo contra la violencia machista», indicó la consejera de Igualdad y portavoz del Gobierno castellano-manchego, Blanca Fernández, que pidió «unidad de toda la gente de bien de esta sociedad porque no queremos ningún asesinato más. Unidad porque no queremos ver más huérfanos y porque, aunque ahora se pongan de moda según qué discursos, hay que pensar siempre que la justicia, y estar al lado de quien más sufre, es lo que debemos hacer la sociedad en su conjunto».

También el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, condenó este asesinato «que hemos recibido con horror y profundo dolor» trasladó «todo el apoyo del Gobierno regional a toda la familia de la víctima».

Por su parte, el alcalde de Cuenca, Darío Dolz, declaró que «hoy es un día triste para esta ciudad» y recordó que «todos los plenos guardamos un minuto de silencio en memoria de las víctimas por violencia de género y en esta ocasión le ha tocado a una vecina».

Este crimen machista es el primero que se registra en Cuenca desde que en agosto de 2015 Sergio Morate matara a su exnovia, Marina Okarynska, de 24 años, y a una amiga de ésta, Laura del Hoyo, también de 24 años. Un crimen por el que Morate fue condenado a 48 años de cárcel.