Conceden la gran invalidez a la mujer a la que intentaron matar

El INSS, de oficio, notifica a la víctima de la brutal agresión en la capital grancanaria que las lesiones sufridas no eran una enfermedad común, como calificaron en primera instancia.

Francisco José Fajardo
FRANCISCO JOSÉ FAJARDO

El Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) ha concedido de oficio y un año y seis meses después de los hechos, la gran invalidez a una mujer que fue víctima de un intento de asesinato a manos de una mujer en abril de 2017 cuando se dirigía a su puesto de trabajo y que le dejó graves secuelas.

A consecuencia de las numerosas cuchilladas que recibió en un edificio de la calle Prudencio Morales, la víctima comenzó un periodo de incapacidad temporal que el INSS consideró en principio como una «contingencia común, accidente no laboral», hasta que en febrero de este año, declaró su situación de «incapacidad absoluta».

Posteriormente, el representante legal de la víctima, el abogado Ibán Uriarte, interpuso tres demandas con objeto de que se corrigiese «la barbaridad de entender un accidente laboral como si fuese una enfermedad común como puede ser una simple gripe, amén de solicitar, en vez de la incapacidad permanente absoluta, la gran invalidez. Todo ello motivado porque los informes que el INSS detentaba al efecto, indicaban de manera indubitada que la víctima era valedora de esa calificación», detalló Uriarte.

Fue el pasado 24 de octubre cuando el Juzgado de lo Social número 5 dirimió que el intento de asesinato sufrido por la demandante no se trataba de una enfermedad común, sino de un accidente laboral in itinere ya que estaba en su lugar de trabajo. Tres días después de la publicación de la sentencia y teniendo fecha para el juicio donde se discutiría la gran invalidez, el INSS de oficio notificó que la agredida disponía por fin de la gran invalidez un año y seis meses después de que la hubieran intentado asesinar.

El letrado consideró que este gesto «puede venir dado para intentar una eximente de cara a la responsabilidad en vía penal del INSS que está pendiente de interponerse en sede judicial».

La agredida, que tiene severas secuelas, empezó a cobrar 400 euros del INSS, luego 680 y ahora, sin añadir la cotización, percibe 1.327 con dos pagas extraordinarias, a falta de que la sentencia del accidente laboral sea firme, porque incidirá en la base de cotización de esa gran invalidez.

Los hechos

La víctima fue atacada a cuchilladas el 30 de abril de 2017 por una mujer en el portal de la casa donde trabajaba, en la capital grancanaria. El móvil de los hechos, según la investigación, fue por celos ya que la agresora pensaba que su amante –que era el jefe de la víctima– sentía atracción por ella. Sufrió severas secuelas y, por ello, su defensa pide el pago de 836.000 euros a las aseguradoras como responsabilidad civil, mientras que la Fiscalía interesa a la acusada el pago de 747.000 euros de multa.