Foto de archivo de la Universidad de La Laguna.

Una investigadora de la ULL inventa un modelo de catalizador para biodiésel

El modelo usa como soporte la pumita, un material volcánico abundante y de bajo coste

EFE Santa Cruz de Tenerife

La investigadora de la Universidad de La Laguna (ULL) Laura Díaz ha inventado un modelo de utilidad sobre un catalizador para producir biodiésel, que ha sido acreditado por la Oficina de Patentes y Marcas y en el que usa como soporte la pumita, un material volcánico abundante y de bajo coste.

Laura Díaz, profesora ayudante doctora y la Universidad de La Laguna, ha solicitado otra patente suya de un carbón de cultivo energético, también para producción de biodiésel, que está en vías de concesión, según ha informado la institución académica.

La invención, que comparte con Candela Díaz y Andrea Brito, se refiere concretamente a la modificación química de pumita (aluminosilicato) con un metal alcalino (litio), y su uso como catalizador heterogéneo para llevar a cabo la reacción de transesterificación: reacción ya iniciada por la mezcla de reactivos, pero que al ser tan lenta requiere de un catalizador por razones de economía.

Se utiliza para aceites de diversa índole (aceites vegetales limpios, aceites usados de fritura, así como aceites procedentes de cultivos energéticos -no comestibles-), como son aceites procedentes de las semillas de Jatropha curcas y Pongamia pinnata, entre otras, con el fin de producir ésteres metílicos de ácidos grasos (biodiésel).

Este nuevo material catalítico permite producir biodiésel a baja temperatura y, al tratarse de un catalizador sólido, evita los lavados del producto final, una vez concluida la reacción, por lo que además de producir biodiésel de forma discontinua usando un reactor tipo tanque agitado, abre la posibilidad de un proceso de producción de biodiésel en continuo.

Otra de las ventajas que tiene el catalizador es que no es sometido a un pretratamiento para eliminar la posible agua adsorbida sobre la superficie de la pumita, pues se emplea como precursor nitrato de litio, en lugar del hidróxido correspondiente, lo que supone llevar a cabo una etapa de calcinación, con la consecuente ventaja de una mayor fijación del metal sobre la superficie del sólido.

Esto le permite ser reutilizado para la reacción de transesterificación sin ningún tipo de tratamiento y sin disminuir el rendimiento de obtención del biodiésel garantizando la durabilidad del catalizador.

La elección de la pumita como soporte para la preparación del catalizador (Li/Pumita) frente a otros materiales sintéticos utilizados como catalizadores en la producción de biodiésel es muy ventajosa, ya que se trata de un material natural, de origen volcánico y, por tanto, de gran abundancia y de bajo coste.

Asimismo, se encuentra en forma granular por lo que se puede emplear en la producción continua de biodiésel.

La pumita es una roca volcánica que está compuesta principalmente por sílice, alúmina y zeolitas naturales, y se caracteriza por su alta porosidad. Debido a su estructura porosa, tiene baja densidad, alto aislamiento térmico y resistencia química, además de ser un material de bajo coste, lo que la convierte en un material preferencial para aplicaciones industriales.

El uso de la pumita como catalizador heterogéneo para la reacción mencionada no produce biodiésel pero la modificación de su superficie con un metal alcalino, como es el litio, la convierte en un material catalítico ideal, añade la ULL.

El grupo de investigación en Catálisis Heterogénea de la Universidad de La Laguna ha aplicado su experiencia previa en el campo de la catálisis heterogénea al estudio de la obtención de biodiésel a partir de aceites de fritura y de biocombustibles a partir de residuos.

La actividad investigadora del grupo se agrupa en la obtención de biodiésel y biocombustibles, valorización de residuos desde el punto de vista energético, coprocesamiento catalítico de aceite de fritura vegetal y gasoil e hidrotratamiento de aceite, así como hidrogenación de aceites vegetales y animales.