La magistrada Pilar Parejo, ponente de esta sentencia. / C7

La Audiencia condena a un violador a ocho años de cárcel aplicando por primera vez la ley 'solo sí es sí'

La Sección Segunda de Las Palmas, en una sentencia que tuvo como ponente a su presidenta Pilar Parejo, penó a un acusado de agredir sexualmente a la víctima en su domicilio de Playa del Inglés

Francisco José Fajardo
FRANCISCO JOSÉ FAJARDO Las Palmas de Gran Canaria

La Audiencia Provincial de Las Palmas dictó una sentencia condenatoria contra un acusado de haber violado a una mujer en Playa del Inglés, aplicando por vez primera la nueva Ley de Garantía Integral de Libertad Sexual, conocida como 'solo sí es sí'. En este caso, la Sección Segunda -en un fallo que tuvo como ponente a su presidenta Pilar Parejo-, condenó al procesado a ocho años y tres meses de prisión por un delito de violación, con la agravante de obrar en abuso de confianza.

Se trata de la primera sentencia que la Audiencia Provincial dicta con la nueva redacción de la ley y, en este caso, al haber concurrido la circunstancia agravante de abuso de confianza, la Sala actuó conforme a lo dispuesto en el artículo 66.1.3ª del Código Penal, procediendo a imponer al acusado la pena en su mitad superior.

En este escenario y tras la reforma que entró en vigor el pasado 6 de septiembre, la horquilla de la pena a aplicar era de cuatro a 12 años de prisión, por lo que la Sección Segunda consideró que se le debía imponer al acusado una condena de ocho años y tres meses, una cantidad de tiempo cercana a la mínima legalmente prevista « pero sin llegar a serlo«, matiza la resolución, dado que se produjeron «dos penetraciones sin el consentimiento de la víctima, una vaginal sin violencia o intimidación y otra anal con violencia«, detalla el fallo al que ha tenido acceso este periódico.

Los hechos probados relatan que sobre la una de la madrugada del 7 de febrero de 2021, el acusado Mauro Solimito -de nacionalidad italiana- se encontraba en el domicilio de una amiga en San Bartolomé de Tirajana. A la casa habían llegado juntos y con otros dos amigos.

En un momento dado, estos dos últimos se marcharon debido al toque de queda, lo que aprovechó el procesado para pedirle permiso a la víctima para quedarse en la vivienda. Ella accedió « dada la confianza que le inspiraba por formar parte de su círculo de amigos«.

La mujer se fue a la cama y, ya estando dormida, notó al procesado encima de ella «penetrándola vaginalmente», sostiene la sentencia. Sobresaltada le dijo varias veces que «no» y se giró para zafarse de él y en ese momento, el condenado «la agarró, la tapó la boca con la mano y la penetró analmente«, tras lo cual este individuo abandonó la vivienda.

Como consecuencia de estos hechos, la víctima recibió tratamiento psicológico.

Esta sentencia ha sido recurrida en apelación ante la sala de lo Penal del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) por la defensa del condenado.

La fiscal Elena Herrera. / F. J. F.

Precedentes

Esta es la primera vez que la Audiencia Provincial de Las Palmas aplica la nueva ley, aunque en Canarias se dio ya el primer caso de revisión de condena. En concreto, la Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife rebajó la pena impuesta al autor de un delito de abuso sexual sin prevalimiento.

La sentencia original le había impuesto 10 años de cárcel y, tras la revisión, la pena se quedó en nueve años.

Por otro lado, este jueves el Ministerio Fiscal modificó por vez primera una acusación durante una vista oral aplicando también la nueva redacción de la ley.

La fiscal Elena Herrera rebajó la petición de prisión que inicialmente había formulado en su escrito de acusación de nueve años, interesando que los dos encausados sean condenados a cuatro años de cárcel por haber, presuntamente, agredido sexualmente a una cuidadora del centro de acogida de inmigrantes en el que estaban alojados en el sur de Gran Canaria en 2021.