Gran Canaria

Primeros conatos: La amenaza de los pirómanos

22/07/2018

A pocas semanas de cumplirse un año del último gran incendio de la cumbre grancanaria, ya se han producido los primeros conatos intencionados del verano. Con altas temperaturas y fuerte viento, se repiten las condiciones del incendio del 20 de septiembre, provocado por la quema de maleza de un agricultor. No se oculta la preocupación desde el Cabildo de Gran Canaria, que pide precaución y colaboración ciudadana.

Desde el Cabildo de Gran Canaria, en la voz de Miguel Ángel Rodríguez, consejero de Medio Ambiente, se pide colaboración ciudadana y respeto por el entorno para evitar que se repitan situaciones como las vividas el pasado verano.

Con el recuerdo latente de lo sucedido en la cumbre el 20 de septiembre, y con el calendario marcando en rojo la época de mayor riesgo de incendios del año, no se oculta la preocupación por los conatos de incendio de las últimas fechas en el sur de la isla. Sobre todo por el origen de las llamas, de forma intencionada con una justificación retorcida o de forma casual por conductas irresponsables.

Primeros conatos: La amenaza de los pirómanos

«Los conatos de incendio que se han producido en Risco Blanco o Los Corralillos se han podido neutralizar en el menor tiempo posible por la rapidez y la diligencia con la que han actuado los operarios, pero preocupa que en un poco período de tiempo hayamos tenido cinco conatos en las mismas zonas con el inicio de la temporada de mayor riesgo de incendio del año», afirma Miguel Ángel Rodríguez sobre los primeros problemas causados por el fuego este verano.

Primeros conatos: La amenaza de los pirómanos
La mano del hombre

Según el informe ‘Dónde arden nuestros bosques: análisis y soluciones’, de la organización ecologista Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), la mano del hombre se encuentra detrás del 96% de los incendios, de los cuales un 55% es intencionado, el 23% por negligencias y accidentes y el resto por causas sin especificar.

«Es evidente que detrás de la mayoría de los incendios está el hombre, de forma intencionada o por imprudencia. En el caso de los conatos de Risco Blanco, han sido provocados por la misma persona. No solo por el espacio de tiempo en el que se han producido, al reactivarse el fuego cuando estaba extinguido cuando los operarios se fueron a descansar, y también por los sitios poco accesibles en los que se han producido», manifiesta el responsable del área de Medio Ambiente.

Vidas en peligro

Recuerda que la imprudencia o intencionalidad no solo acarrea duras sanciones, sino que también se pone en riesgo la vida de muchas personas. «El problema no es solo el daño al Medio Ambiente que se produce de forma malintencionada, sino también que se ponga en riesgo la vida de las personas, tanto de los ciudadanos que se puedan ver afectados por el incendio, pero también de las personas que trabajan para apagarlo», recuerda Rodríguez.

Primeros conatos: La amenaza de los pirómanos
Los conatos de Risco Blanco, intencionados

«Hay sospechas de la persona que provocó los conatos en Risco Blanco, pero la investigación sigue abierta para aclarar lo que sucedió. Nos preocupa la acción de los pirómanos que prenden fuego para hacer daño, pero también de las personas que provocan incendios de forma inconsciente o con conductas irresponsables como la quema de rastrojos o simplemente tirando basura u objetos que pueden provocar el fuego. Hay que recordar que estas acciones tienen consecuencias penales contundentes», afirma el consejero de Medio Ambiente de la corporación insular.

Atendiendo a las conclusiones de un trabajo de la organización naturalista Greenpeace, Canarias, junto a Cataluña y la Comunidad Valenciana, es una de las comunidades que cuentan con planificaciones más avanzadas para prevenir o combatir los incendios, sin embargo «todavía queda mucho por hacer». En nuestra mano está evitarlo con actitudes responsables en la naturaleza o señalando a los incendiarios.

$!Primeros conatos: La amenaza de los pirómanos