Sánchez pasa por Lanzarote sin afrontar la crisis de las pateras

07/10/2018

El presidente del Gobierno evita tener un encuentro oficial con representantes del Ejecutivo de Canarias. El Cabildo se plantea declarar el estado de emergencia humanitaria, al no tener medios para dar atención adecuada a las decenas de menores no acompañados llegados en estos días

La presencia este sábado en Lanzarote del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para asistir al homenaje a José Saramago sirvió en exclusiva para este fin. No hubo ocasión de que los periodistas pudieran saber qué opinaba sobre aspectos candentes de la realidad política nacional. Ni siquiera hubo mención de Sánchez a la pérdida de Montserrat Caballé durante el discurso que formuló en A Casa, en Tías. Así las cosas, no hubo ocasión de conocer qué salidas pueden arbitrarse desde Madrid para dar alivio a la crisis de las pateras que está de últimas soportando Canarias.

Entre la noche del viernes y la mañana del sábado, tampoco tuvo a bien Pedro Sánchez mantener un encuentro oficial con representantes del Gobierno de Canarias, a pesar de las diversas peticiones trasladadas por el equipo del presidente regional, Fernando Clavijo. Irónico al respecto fue ayer tarde el presidente del Cabildo de Lanzarote, Pedro San Ginés, cuando en Tías dijo que «habría estado bien haber otorgado unos minutos». La réplica vino casi a la par por parte de la delegada del Gobierno en Canarias, Elena Máñez, presente ayer en Tías en el homenaje a Saramago, quien precisó que deberá ser el 25 de octubre cuando Canarias deba negociar con el Estado todos los asuntos que se consideren cruciales por parte de las autoridades regionales.

San Ginés precisó asimismo que «el Gobierno está abordado muy mal la cuestión migratoria», centrando su queja en cómo se está teniendo que hacer frente al aluvión de menores no acompañados venidos desde el continente africano, con carpas hinchables en una parcela de propiedad insular en Yaiza, al no tener el Cabildo medios.

Estado de emergencia

Para hacer frente a la aglomeración de inmigrantes menores de edad, por parte del Cabildo y con respaldo del Ejecutivo canario, se está valorando la posibilidad de declarar el estado de emergencia humanitaria. Para ello, valoró San Ginés, se van a pedir informes a los expertos jurídicos, con la finalidad de actuar con la máxima celeridad posible a nivel administrativo y legal, dio a entender el presidente lanzaroteño. Con este paso, por ejemplo, sería viable recuperar la gestión directa del Albergue de La Santa, para ser empleado como espacio adecuado de acogida de los menores. Previamente, eso sí, habría que dar con fórmulas para dar acomodo a los usuarios del inmueble que ahora explota Lude Servicios, fruto de un concurso público.

Tanto desde el Gobierno canario, como desde el Cabildo se ha lamentado en las últimas horas que haya optado el Ejecutivo nacional por negar el uso del acuartelamiento en Arrecife del Ejército de Tierra para dar acomodo a los menores no acompañados. Y eso a pesar de que todos los partidos con representación en la primera Corporación vieron como válida esta opción. «Una verdadera pena», resumió San Ginés, quien lamentó asimismo que se tenga que seguir haciendo uso de las carpas hinchables prestadas por Emergencias Lanzarote (Emerlan) para afrontar la crisis existente.

Hay que recordar que se ha descartado hacer uso del Complejo Agroindustrial de Teguise, por carecer de infraestructuras adecuadas, caso de baños y duchas para varias decenas de personas. Como alternativa, al margen el Albergue de La Santa, se valorará pedir las instalaciones en Tegoyo vinculadas con el Ayuntamiento de Tías.