Caso Stratvs

Rosa declara que construyó 500 metros más y no 12.000

17/01/2020

El empresario dueño de la bodega Stratvs desmiente el escrito de la fiscal, que le acusa de edificar el 99% de la finca. Recalca que la estructura se halla soterrada y ocupa unos mil metros

El empresario, promotor y dueño de la bodega Stratvs, Juan Francisco Rosa, compareció este jueves ante el tribunal para declarar a preguntas de la fiscal del caso, que a diferencia de lo que figura en el escrito de acusación (en el que el Ministerio Público solicita para él una pena de 15 años de cárcel, por edificar una bodega de 12.000 metros cuadrados), lo que finalmente se edificó fueron unos 500 metros de más, todos soterrados, respecto al permiso concedido por el Gobierno de Canarias para construir un almacén bodega de 900 metros y restauración de una casa preexistente, según aseguró.

El empresario declaró que su familia de antiguo se dedicó a la compra de uva en La Geria y desde siempre quiso tener una bodega. También relató cómo llegó a un acuerdo con el arquitecto de la obra, Miguel Ángel Armas Matallana (también acusado), propietario con su mujer de parte de la finca en la que se construyó finalmente la misma. «Una finca con un barranco que era un basurero», aclaró Rosa.

El empresario relató, alegando en todo momento su afán por «hacer las cosas bien y cuidando el medio ambiente», que para hacer la bodega, además adquirió otra finca a la familia Negrín, tras un acuerdo verbal con uno de los tres propietarios, haciéndose con un 18% de la misma, de una extensión de 13.000 metros, por lo que se solicitó permiso a través de la mujer del arquitecto al Gobierno de Canarias, que concedió autorización en 1999.

Fue entonces cuando se iniciaron las obras, a finales de 2002 o inicios de 2003, orientó; y se finalizaron en febrero o marzo de 2006, mientras que entre 2004 y 2006 se acabó de materializar el pago de los terrenos, aunque años después con la bodega acabada y funcionado, tres herederos de uno de los dueños, que verbalmente dio su compromiso de venderla, como así ocurrió finalmente, y que apenas tenían un 4% de propiedad de la finca adquirida a los Negrín, fueron a reclamar su parte del suelo.

A preguntas de la fiscal, Rosa señaló que desconocía que el suelo de La Geria fuera paisaje protegido, pues supo que había otras tres bodegas a las que se autorizaron obras nuevas o de adecuación a la vez que la suya. Y desmintió que lo edificado llegara a los 12.000 metros cuadrados, ya que la finca tiene 13.000 y dos tercios están sin construir.

El empresario dueño de la bodega, a preguntas de su abogado, José Antonio Choclán, clarificó que «no» se cometió usurpación de finca alguna, como le acusa la Fiscalía, pues hubo un acuerdo verbal y después se cerró la compra definitiva, dijo. Explicó también que todo el picón extraído de la excavación para la bodega se utilizó para recubrir la obra. También desmintió la acusación de intento de fraude para la obtención de un crédito mediante certificados catastrales, ya que el préstimo de 3 millones de euros con el BBVA se pagó cinco años antes de lo previsto, y tampoco hubo afán defraudatorio para pagar menos tasas municipales o a Hacienda, «pues no hubo una sola denuncia». El letrado aportó los fallos que señalan el archivo de denuncias de Medio Ambiente o Carreteras, por actuaciones relacionadas con la bodega, la instalación de unas palmeras o un belén navideño; archivo que el letrado citado recriminó a la fiscal, por haberlo omitido del procedimiento.