Entrevista con Nova Kirpatrick

«No prohibimos los concursos de ‘miss’, les damos un enfoque diferente»

08/08/2019

La edil de Festejos de Arrecife (PSOE) defiende que el grupo de gobierno (PP-PSOE) haya decidido suprimir los certámenes de belleza de las fiestas de la capital lanzaroteña. Dice que sus palabras no fueron adecuadas, pero argumenta la medida.

ETIQUETAS:

— ¿La decisión de suprimir el concurso de mises y reina de las fiestas en Arrecife se ha consensuado en el grupo de gobierno?

— El grupo de gobierno está evidentemente de acuerdo con la decisión, aquí nada se hace de forma unilateral. La declaración que hice anunciando que era algo mío personal, respondía a mi forma de comunicarlo, aunque me permití utilizar un lenguaje tal vez poco en consonancia con un cargo público.

— ¿La decisión debería extenderse a más municipios, llevarse a la Federación Canaria de Municipios (Fecam)?

— Afortunadamente no soy la única oveja negra, ya hay antecedentes. En La Palma se anunció que en la Bajada de la Virgen de 2020 no se iba a haber concurso de belleza, y hay otros municipios de Tenerife, países como Ecuador, y en la península se trabajan en esta dirección.

— ¿Entonces según usted hay que acabar con los certámenes de belleza porque no son buenos?

— El tema es el siguiente: si en otros municipios o entidades privadas quieren organizar este tipo de certámenes, estupendo, pero en fiestas que tengo yo la responsabilidad como organizadora, voy a intentar que no se hagan. No porque tenga nada en contra de ellos, sino porque creo que no se debe premiar algo que no es un mérito. En un concurso de belleza lo que se premia es la belleza, y la belleza es subjetiva, porque está en unos atributos físicos que no son nada más que dones de la naturaleza. Nadie ha estudiado para tener un atributo físico u otro, por eso, mientras haya competición para determinar que un atributo físico sea mejor que otro, eso a mí personalmente me parece sin fundamento. Entiendo que haya muchas personas que utilizan esos atributos físicos como herramienta de trabajo, las modelos, el mundo de la moda, de la belleza, que por su puesto yo respeto, pero no se necesita entrar en una competición sobre atributos físicos, sino ofrecer un lugar como una pasarela de moda donde las chicas que tienen la ilusión de trabajar en ese mundo entren en contacto, pero sin competición.

—Pero hay un gran arraigo de estos certámenes y suprimirlos a lo mejor no es la vía. ¿No lo cree?

— Me han llegado muchos comentarios y se ha creado una gran polémica. Se me ha acusado de hacer un ejercicio de puritanismo, de bikinifobia, que si soy partidaria del burka... No tiene que ver con destapar el cuerpo, el tema es premiar algo que no es un mérito, entrar en una competición por algo que viene de la naturaleza sin merecerlo. En este sentido, no se prohíbe, se elimina, se le da un enfoque diferente .

— Pero la decisión es acabar con el concurso, luego se elimina.

— No hay competición, pero sí hay un espacio para las chicas que han participado en otros concursos de belleza y que tenían la ilusión de lucirse en la capital, porque evidentemente las tenemos en cuenta, y por eso se organiza un espacio donde se puedan lucir, sin competición.

— ¿Entonces habría que suprimir las galas de reina de carnaval también?

— No porque en las reinas de carnaval y en las drags no se premia la belleza, sino la creatividad de los trajes, el espectáculo y la fantasía. No tiene nada que ver. Ahí sí que hay un trabajo detrás.

— ¿Cómo han encajado la decisión los diseñadores y la gente que vive en torno al mundo de las mises?

— Evidentemente estos colectivos no están contentos. Yo los entiendo, lo siento mucho, pero repito que mientras sean entidades privadas o particulares las que organicen estos certámenes, me parece bien.

— ¿Cree que una miss es menos inteligente por participar en estos concursos, por que usted los baremó en un asunto de culos y tetas sin más?

— Por mucho que estos concursos se pongan pruebas de talento, el título es por ser la más guapa, no la más inteligente o talentosa, sino que se dirá que es la más guapa y si cambiamos el jurado seguro que saldrá elegida otra. El baremo en que nos movemos es muy subjetivo y en ocasiones puede hasta generar verdaderas desgracias psicológicas. A estas alturas creo que podríamos dar un paso adelante.

¿Su partido también le respalda?

— Sí, tengo todo el apoyo, aunque la forma de comunicarlo hubiese podido ser diferente, pero bueno, ahí yo hago acto de contrición.