Desesperación por los impagos municipales

16/05/2018

Los realojados de Titerroy viven una situación de desasosiego, ante la amenaza de desahucio, al llevar el Ayuntamiento de Arrecife más de un año sin abonar los alquileres de sus viviendas

ETIQUETAS:

Para Candelaria Díaz, Kleber Sánchez y otras tres familias afectadas por el impago por parte del Ayuntamiento de Arrecife de los alquileres de las casas en las que están realojados, la situación a causa de la falta de abono ha llegado a un límite tal de desesperación que ya no saben qué hacer, a quién acudir y cómo resolver sus inminentes desahucios, cada día más certeros.

A pesar de las constantes denuncias, ruego y plegarias realizadas a los responsables municipales, para que de una vez por todas se haga algo por arreglar su situación, lo cierto es que ya no saben qué hacer o a quién acudir, ante semejante dejación.

Según explicaron ayer, acuden al Ayuntamiento en busca de ayuda y nadie les atiende, «ni siquiera nos reciben, los meses siguen pasando sin que nadie en el Consistorio ofrezca una respuesta, algo que nos permita al menos no estar con esta incertidumbre y nos deje dormir tranquilos», indicó Candelaria Díaz.

En su caso, como se sabe, la vivienda en la que residía en el barrio de Titerroy se vino abajo en el verano de 2009, matando a su hijo de 37 años, lo que obligó al Ayuntamiento a desalojarla y hacerse cargo del pago de una vivienda en alquiler, hasta que se ejecutara un plan de rehabilitación de las casas en mal estado de esta zona de la capital.

Sin embargo, el Ayuntamiento lleva ya un año sin abonar ese alquiler, lo que ha dejado a esta mujer y a su sobrino con discapacidad a su cargo en una situación de auténtico desamparo ante un inminente desahucio.

Si bien el Cabildo, por mediación de la consejera de Servicios Sociales, Maite Corujo, se comprometió a abonar parte de la deuda atrasada de 3.000 euros, sin embargo, la solución no deja de ser un apaño, ya que la deuda todavía pendiente es de 1.000 euros, a los que se unen los atrasos de los alquileres de los pasados meses de marzo y abril. Ante esta deuda, la propietaria de la casa ya ha dicho que o paga los atrasos o de forma irremediable será desahuciada. Por ello, Candelaria reconoció ayer que «está ya cansada». A su edad rondando los 70 años, está harta de «pedir limosna a las puertas del Ayuntamiento», lamentó ayer.

En el caso de Kleber Sánchez (camarero de piso de 51 años, con una familia de mujer y dos hijos a su cargo), también desalojado de su casa de Titerroy en 2009, por decisión municipal, la deuda asciende a 13 meses de alquiler. El dueño ya le ha dicho que comprende su circunstancia, que sabe que es una persona honrada y trabajadora, pero advirtiendo de que la situación de impago no puede continuar. En su caso, también siente la misma angustia que el resto de afectados, sin que haya respuesta municipal.

  • 1

    ¿Está de acuerdo con que los trabajadores de Sanidad puedan jubilarse a los 60 años sin mermas retributivas?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados