A la calle por impago municipal

07/03/2018

Candelaria Díaz será desahuciada porque el Ayuntamiento de Arrecife no paga el alquiler comprometido desde hace diez meses. El Consistorio prometió rehabilitar su casa en ruinas (cuyo techo cayó matando a su hijo en 2009) y mientras pagarle un alquiler, pero ni una cosa, ni otra.

ETIQUETAS:

La situación de Candelaria Díaz es realmente triste y a la vez incomprensible y está tan harta de que la engañen que ya no sabe a quién acudir. En 2009 se vino abajo el techo de su vivienda del barrio de Titerroy, con la desgracia de que murió su hijo Juan Luis, de 37 años, mientras dormía.

Fue entonces cuando el Ayuntamiento de Arrecife declaró su casa, y la de un grupo de otros seis vecinos, en ruinas y acordó realojar a los afectados en viviendas de alquiler, mientras prometía la inminente puesta en marcha de un plan de rehabilitación de varias manzanas de este barrio, acogiéndose a ayudas del Estado para este tipo de actuaciones.

Desde entonces, Candelaria y las otras cinco familias afectadas fueron realojadas, pero el tiempo ha ido pasando y el Ayuntamiento les ha fallado por completo. Primero, al retrasar en extremo, año tras año, los pagos del alquiler de las casas en las que fueron realojadas, hasta el punto de que los caseros les han ido echando «hartos de los trapicheos municipales», se quejaba ayer con amargura Candelaria. Y segundo, por el incumplimiento reiterado de la promesa de una pronta rehabilitación de sus viviendas. «Si nos hubieran dejado, ya estarían rehabilitadas nuestras casas, lo hubiéramos resuelto por nuestra cuenta».

Para Candelaria esta situación de desahucio tampoco es nueva. En la anterior vivienda en la que fue realojada, su casero no le renovó el contrato, porque el Ayuntamiento tampoco pagaba. Ahora, lleva un año en la actual casa, de la que el Ayuntamiento ha pagado dos meses, adeudando diez recibos, por valor de más de 4.000 euros.

Por ello, días atrás le llegó a Candelaria un burofax advirtiéndole de que se buscara otra casa, pues en breve su propietaria prevé acciones para su desahucio. En igual situación está otra vecina que también ha sido apercibida de desahucio por idénticos motivos.

Además, otras cuatro personas, todas de avanzada edad, jubiladas, realizan un gran esfuerzo para pagar el alquiler, restándolo de sus pensiones.