Un verano de sonrisas lejos de Tinduf

19/07/2019

Familias teldenses acogen durante julio y agosto a 12 niños saharauis. El alcalde presidió la bienvenida oficial que suele darles la ciudad. Los 10 menores que acudieron pudieron disfrutar antes en la plaza con algunos juegos tradicionales

ETIQUETAS:

El municipio vuelve a ser anfitrión un año más de un grupo de niños procedentes de los campos de refugiados del Sahara que disfrutarán en Telde un verano especial gracias al programa solidario Vacaciones en Paz. El alcalde, Héctor Suárez, el concejal de Solidaridad, Juan Francisco Artiles, y una representación de la corporación teldense brindaron un recibimiento institucional a 10 de los 12 menores que han sido acogidos por familias de la ciudad hasta el 3 de septiembre. Dos no pudieron venir.

El regidor dio la bienvenida y expresó su agradecimiento a las familias de acogida por su solidaridad y por su entrega, y resaltó que más allá del apoyo de las instituciones y de ONG, sin su ayuda este proyecto no podría llevarse a cabo. En este sentido, recordó el respaldo que Telde siempre ha prestado a este programa, que desarrolla desde los años 90, y aseguró que continuará en la misma senda de «apoyo incondicional a los derechos del pueblo saharaui».

Juan Francisco Artiles subrayó que este programa, nacido en 1979, ofrece a los niños saharauis de los campos de refugiados en Tinduf, Argelia, la posibilidad de abandonar el desierto en pleno verano cuando las temperaturas son muy extremas, con temperaturas de más de 50 grados, en condiciones de hábitat muy precarias sin agua corriente, sin alimentación adecuada y sin recursos.

Esta iniciativa está coordinada por la Asociación Canaria de Solidaridad con el Pueblo Saharaui, cuyo presidente Octavio Melián, estuvo presente. La desarrolla conjuntamente con el Gobierno saharaui y cuenta con el apoyo de las instituciones autonómicas locales y la sociedad civil española. El acto también contó con la presencia del subdelegado del Frente Polisario en Canarias, Mohamed Said. Minutos antes de la recepción disfrutaron con algunos juegos tradicionales canarios que les ofrecieron monitores de Deportes. Al final se les entregó una mochila con libros, material escolar, equipación de ocio y deporte y un vale para una merienda.