Exposición

Arte por la causa saharaui

14/02/2018

La ermita de San Pedro Mártir acoge desde el 15 de febrero, a partir de las 20.00 horas, la exposición Exiliados. Arte por los niños refugiados saharauis, que se mantendrá hasta el próximo día 27, coincidiendo con el aniversario de la autoproclamación de la República Árabe Saharaui Democrática.

La muestra, comisariada por la pintora Juani C. Fránquiz, recoge obras de 16 artistas canarios puestas a la venta –con precios que van desde los 150 a los 1.000 euros– con la intención de recaudar fondos para a apoyar el programa Vacaciones en Paz, que desde principios de los años 80 realiza la Asociación Canaria de Solidaridad con el Pueblo Saharahui.

En 2017 más de 200 familias canarias acogieron a 232 niños saharauis

Esta iniciativa permite que cada verano niños y niñas procedentes de los campamentos de refugiados de Tinduf convivan con familias canarias y huyan de las temperaturas de hasta 60ºC que se alcanzan en el desierto. En 2017 más de 200 familias canarias acogieron a 232 niños saharauis de entre 10 y 13 años. «Cuando les expliqué el proyecto a los artistas, todos me respondieron ‘cuenta conmigo’» afirma Fránquiz con emoción.

«La exposición no sólo es un apoyo a la causa, sino que también da pie a hablar sobre el conflicto del Sáhara Occidental, a apenas 100km de Canarias, y para reclamar al gobierno español una solución», recalca Mari Carmen Cabrera, una de las vocales de la asociación. «Tenemos ahí una parte de responsabilidad, siendo España el país colonizador y el que tiene ahora el poder administrativo, y este tipo de iniciativas nos sirven como plataforma para seguir alimentando el debate y ‘presionar’ al poder político».

Arte por la causa saharaui
Diversidad

Exiliados resalta, así, la puesta en valor del arte como medio para contribuir a causas sociales. «Los artistas no dejamos de ser sensibles a estos temas, y esta es una manera de contribuir, y de hacer que la gente se involucre», afirma José H. Naranjo, uno de los artistas participantes. «Tenemos la posibilidad de dar voz a determinados temas, como lo han hecho, por ejemplo, los Premios Goya en la lucha por la igualdad de género. En nuestro caso luchamos por un tema de derechos humanos, y es importante darles voz».

Las obras, explica Fránquiz, abarcan distintos estilos: «La intención era tocar todos los palos», asegura. En el pequeño espacio de la ermita, el visitante encontrará dos propuestas ex profeso que evocan el problema saharahui: la de Medín Martín, que mezcla de forma conceptual el sol, la arena y la aulaga; y la de Ventura Alemán, que evoca el exilio del pueblo saharahui y «su incapacidad para verlo, para poder vivir en su tierra».

Por otro lado, una instalación de Teresa Arozena, que sintetiza el tiempo y el movimiento en una imagen estática, Adrián Alemán, Rafael Hierro y Pura Márquez vienen con la fotografía mientras que Evelina Martín y Máximo Riol trabajan en el campo de la escultura. También participan Ventura Alemán, Marta Mariño, Jose Luzardo, Fernando Larraz, la propia Juani C. Fránquiz, Sergio Estévez, Ana de la Puente y Fabiola Ubani.

Por último, el 21 de febrero tendrá lugar la proyección del cortometraje canario Tres vasos de té, con guion de Paco Santana Bernal y dirección de Álvaro Carrero Puig, que cuenta los retos a los que deben hacer grente en su día a día tres saharahuis que viven en Gran Canaria, lejos de su país.